También está disponible en la versión Sportback y supone la entrada de Audi en los vehículos eléctricos de altas prestaciones.

Aunque ya te contamos cómo iban estos coches, en una primera prueba exclusiva con los modelos aún camuflados, hoy te mostramos oficialmente los nuevos Audi e-tron S 2020 y e-tron S Sportback 2020. Como ya sabrás, son las versiones de altas prestaciones de los SUV eléctricos de la casa alemana.

La carta de presentación resulta bastante sugerente, ya que montan nada menos que tres propulsores, capaces de generar 503 CV y 973 Nm de par máximo, de forma combinada.

Galería: Audi e-tron S 2020

Obviamente, Audi ha preparado estos coches a conciencia, en el apartado del chasis, para contener a las 'fieras' mecánicas. Por ejemplo, la suspensión neumática adaptativa ofrece una configuración deportiva, los neumáticos son más anchos y la tracción total e-four incluye un sistema de reparto selectivo del par. Además, la dirección ofrece desmultiplicación y asistencia variables. 

Todos estos mimbres son necesarios para unos vehículos que, a pesar de sus 2,6 toneladas, son capaces de firmar una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos, el mismo tiempo que declaraba el primer Audi R8...  

De los tres propulsores, el más grande, puede desarrollar hasta 204 CV (en función del modo de conducción elegido), y ahora está situado en el eje delantero, gracias a los soportes modificados. En cambio, el más pequeño se ha desplazado a la parte trasera, donde trabaja junto a una unidad gemela, produciendo en el mejor de los casos 359 CV de potencia combinada. 

Con una demanda normal de fuerza, solo están en funcionamiento las mecánicas posteriores. En el caso de que el conductor pise más el acelerador o descienda la motricidad, la delantera se activa de forma imperceptible. 

La capacidad de la batería no cambia, 95 kWh, pero la autonomía en ciclo WLTP no va más allá de 365 kilómetros. Por su parte, la velocidad máxima está limitada a 210 km/h.

Galería: Audi e-tron S Sportback 2020

Para diferenciar estas versiones de los e-tron estándar, los diseñadores han trabajado en la parte delantera del coche, desarrollando un paragolpes específico. Igualmente, este componente también se ha revisado en la zaga. También hay que destacar los 23 milímetros extra de anchura en las vías y las nuevas llantas de aleación, que esconden un equipo de frenos más grande.

En cambio, no hay nada nuevo en el interior, por lo que se mantiene todo tal cual. Por supuesto, siguen centrando la atención las tres pantallas: la de la instrumentación, con 12,3 pulgadas, la del sistema de infoentretenimiento, con 10,0, y la de la climatización, con 8,6.

Audi e-tron S 2020

En el Audi e-tron S 2020, la suspensión neumática puede variar la altura libre al suelo hasta un total de 76 milímetros. Por su parte, las llantas de aleación de serie miden 20 pulgadas, pero hay disponibles juegos de hasta 22.

El precio de estos vehículos 'limpios' de altas prestaciones sigue siendo un misterio, pero sí sabemos que las ventas se iniciarán en el tercer trimestre del año, es decir, en unas pocas semanas.