Sin duda, se trata de uno de los modelos más llamativos y pintorescos de la marca.

En Estados Unidos, los modelos de tipo camioneta o pick-up son auténticos superventas, que copan las primeras posiciones de los rankings de matriculaciones, pero en Europa la cosa es diferente. De hecho, entre los fabricantes del Viejo Continente, pocos se han atrevido a lo largo de los años a ofrecer este tipo de vehículos. En los años 90, además, era un segmento muy poco común.

Fue precisamente en esta época cuando el fabricante checo Skoda lanzó uno de sus modelos más curiosos hasta la fecha, el llamado Skoda Felicia Fun, que data de marzo de 1995 y que estrenó el concepto de pick-up para ocio. Desde luego, es un coche de lo más llamativo, así que merece la pena repasar brevemente su historia.

Galería: Skoda Felicia Fun (1995)

La marca comenzó a experimentar con una camioneta de este tipo a finales de los años 80, tras el estreno del Skoda Favorit, un modelo de tracción delantera y motor transversal, que abría un mundo de posibilidades a nivel de diseño, frente a los vehículos precedentes de motor trasero. 

En 1989, Skoda presentó el 781 Tremp, un prototipo de pick-up basado en el Favorit, que hoy en día se encuentra en el museo de la marca. Aquel modelo, del que solo existió un ejemplar, montaba un motor de cuatro cilindros y 1.289 cm3, con 62 CV, asociado a una caja de cambios de cinco marchas, con el que era capaz de alcanzar los 150 km/h.

Skoda Felicia Fun (1995)

El siguiente paso fueron dos prototipos, presentados en el salón de Frankfurt de 1993, llamados Skoda Favorit Fun. Ambos estaban basados, como es lógico, en la plataforma del Favorit, aunque gozaban de una altura libre al suelo aumentada en 6 centímetros. Además, el cajón trasero permitía que estos biplaza se convirtieran en un auténtico cuatro plazas, desplazando la pared posterior del habitáculo e instalando dos asientos 'de emergencia'.

La insólita apuesta 'noventera' de Skoda se basó en el sucesor de aquel Favorit, es decir, el exitoso Skoda Felicia, al que añadió el apellido Fun para la variante camioneta, que además ofrecía la posibilidad de convertirse de un biplaza a un cuatro plazas, como los prototipos previos. Se presentó oficialmente en el salón de Ginebra del año 1995, ya en su versión de producción.

Skoda Felicia Fun (1995)
Skoda Felicia Fun (1995)
Skoda Felicia Fun (1995)

Este Felicia Fun lucía una carrocería de flamante color amarillo, con diversos detalles a juego en el interior y un llamativo alerón trasero. Sin duda, un coche muy curioso, que dista mucho de la sobriedad y la elegancia de los modelos actuales de la firma de Mladá Boleslav. Un modelo juvenil y divertido, que era además el vehículo de corte pick-up más barato del mercado europeo.

Por dimensiones, ofrecía 4,25 metros de largo, 1,68 metros de ancho y 1,47 metros de altura, mientras que la gama del Felicia Fun constaba de tres motorizaciones. Por un lado, un motor atmosférico de ciclo diésel con, 1,9 litros y 64 CV de potencia, además de por otros dos de gasolina: un 1.3 de 68 CV y un 1.6 de 75 CV.

Skoda Felicia Fun (1995)

Hasta agosto del año 2000, que cesó la producción, se fabricaron 4.016 unidades del Skoda Felicia Fun y, en la actualidad, es un coche bastante raro, ya que no existen demasiados. Tanto en España como en Alemania se pueden encontrar algunas unidades de segunda mano, con un precio que se mueve entre los 3.000 y los 4.000 euros, aproximadamente.