Al igual que el CUPRA León y el Volkswagen Golf GTE, el Octavia más prestacional apuesta por un sistema plug-in de 245 CV de potencia.

Con un salón de Ginebra 'torpedeado' por el coronavirus (o COVID-19, para los amigos), las marcas no se han resignado y, en la medida de lo posible, han tratado de seguir con la normalidad. En términos informativos, esto se traduce en importantes novedades como el Skoda Octavia RS iV 2020, un modelo muy esperado... y recreado en múltiples ocasiones.

Y el interés está más que justificado, ya que hablamos de una variante que, generación tras generación, ha defendido los valores deportivos de Skoda.

Eso sí, en esta ocasión, tal y como sucede con el CUPRA León y el Volkswagen Golf GTE, el motor de combustión cuenta con el apoyo de una unidad eléctrica, dando forma a un esquema híbrido enchufable (o plug-in).

Galería: Skoda Octavia RS iV 2020

Entrando más en detalle, dicho sistema híbrido queda compuesto por el motor turboalimentado de gasolina 1.4 TSI, con 150 CV y 250 Nm de par, y por una unidad eléctrica de 115 CV, que cuenta con el apoyo de una batería de iones de litio, con 13 kWh de capacidad.

El resultado es una potencia máxima combinada de 245 CV y un par total de 400 Nm. Por el momento, no se han facilitado los datos de consumo, aunque sí sabemos que podrá recorrer unos 60 kilómetros en modo 100% eléctrico, acorde al ciclo WLTP, y que sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) estarán por debajo de los 50 g/km.

Respecto a la recarga de la batería, se anuncian tres horas y media, en un wallbox, o unas seis horas, en un enchufe doméstico. En cuanto tengamos datos más concretos, ampliaremos la información.

Skoda Octavia RS IV (2020)

En términos de prestaciones, el Skoda Octavia RS iV 2020 presume de una velocidad máxima de 225 km/h y de una aceleración de 0 a 100 en 7,3 segundos, que es ligeramente peor que la del anterior Octavia RS 245 (imaginamos que por el peso extra del sistema híbrido).

En todos los casos, la tracción recae sobre el eje delantero y la transmisión es automática de doble embrague DSG, con seis velocidades. Lo que sí es posible, es escoger entre el clásico formato de tres volúmenes o la siempre práctica carrocería familiar (Combi); todo, acompañado por una estética específica, con detalles en color negro y llantas de aleación de 18 o 19 pulgadas.

Sobre la posibilidad de ofrecer otro tipo de motorizaciones, no hay nada confirmado por el momento, aunque informaciones previas a la presentación apuntaban a un propulsor de gasolina y una futurible versión turbodiésel, similar al Golf GTD. Pero para conocer estos detalles, así como el precio o la fecha de comercialización, todavía habrá que esperar un poco más...