El todocamino alemán debería equipar una mecánica turboalimentada, con unos 300 CV de potencia.

El gigante de Wolfsburgo ya nos ha dejado claro que 2019 va a ser el año de los todocaminos deportivos del grupo. Después del estreno del CUPRA Ateca 2019 y del Skoda Kodiaq RS 2019, el siguiente modelo en ver la luz será el Volkswagen T-Roc R.

De hecho, ya hemos podido ver un prototipo de test rodando por el circuito alemán de Nürburgring. A pesar del camuflaje que cubre el vehículo, el aspecto de la 'mula' de pruebas parece bastante parecido a un vehículo de producción definitivo. Tanto es así, que fijándose con detenimiento se pueden distinguir los cambios estéticos respecto al Volkswagen T-Roc convencional. 

Volkswagen T-Roc R, con motor 2.0 TSI y alrededor de 300 CV

Caben muchas probabilidades de que Volkswagen utilice el motor turboalimentado 2.0 TSI para mover el T-Roc R. Sin duda, una mecánica conocida y apropiada, a la vista de todos los modelos que la emplean en la actualidad: los Volkswagen Golf R, SEAT León CUPRA, CUPRA Ateca y Škoda Octavia RS.

De esta forma, este bloque debería desarrollar una potencia alrededor de los 300 CV. Se comercializará el próximo año y ocupará una posición, justo por debajo, del Tiguan R, que también se encuentra en fase de desarrollo.

Por otra parte, el Volkswagen T-Roc también estrenará una versión descapotable. Este extremo ya ha sido confirmado por la marca, pero aún queda por saber si el deportivo T-Roc R también estará disponible asociado a la variante cabrio.

Por último, puestos a especular, el precio de partida del T-Roc R debería superar los 40.000 euros, sin contar las posibles opciones que cada cliente quiera añadir. En cualquier caso, el tiempo de espera para conocerlo no será muy extenso y, puede que a principios de 2019, descubramos el aspecto definitivo del SUV deportivo alemán.