Hace algo más de un año, Toyota lanzó al mercado su único modelo fabricado en España, el Toyota Proace City, que se produce en la planta de Stellantis en Vigo, Galicia, junto a sus hermanos, el Peugeot Rifter, el Citroën Berlingo y el Opel Combo, todos idénticos a nivel mecánico y con versiones eléctricas incluidas.

La gama actual del Toyota Proace City incluye tres versiones diferentes: una enfocada al transporte de mercancías, denominada Van, una segunda para uso mixto, Verso Combi, y por último la que hoy nos ocupa, es decir, la de transporte de pasajeros, denominada Verso Family, que es la más cercana al concepto de monovolumen.

Galería: Toyota Proace City Verso Family, a prueba

En el caso de esta Proace City Verso Family, hay disponibles dos longitudes diferentes. La primera, de 4,40 metros de longitud, ofrece únicamente cinco plazas, mientras que la más larga, de 4,75 metros, cuenta con dos asientos adicionales en la parte trasera. En nuestro caso, probamos la versión con solo cinco asientos.

Versatilidad ante todo

A nivel estético, el Proace City no destaca por ningún rasgo en particular, aunque luce algunos detalles cromados interesantes, como las barras de techo o una moldura en la parte lateral del vehículo. El enorme portón trasero, por ejemplo, cuenta con una luneta practicable que se puede abrir para acceder al maletero, y las dos puertas traseras son corredizas, lo que facilita el acceso y la salida del habitáculo para los ocupantes de las tres plazas posteriores.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba

El diseño del habitáculo es sencillo, con una prominente consola central, protagonizada por el dial selector del cambio automático, y un salpicadero a dos alturas, que incluye una pantalla multimedia flotante de 8,0 pulgadas con el sistema Toyota Touch 2, que incluye navegador, conectividad Bluetooth y función Mirror Link para Apple CarPlay y Android Auto, entre otras cosas.

El cuadro de instrumentos, por su parte, combina relojes analógicos con una pequeña pantalla central (3,5") a través de la cual se accede a diferente información del vehículo, como el ordenador de a bordo. 

Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba

Cabe indicar que los asientos traseros son individuales, por lo que resultan muy cómodos y ofrecen el suficiente espacio en anchura como para viajar con confort, y la ausencia de túnel central en el suelo también contribuye a una mayor comodidad para el ocupante de la plaza central.

La consola trasera cuenta con una toma USB y un mando para controlar la velocidad del ventilador del climatizador. Además, hay dos mesitas tipo avión en la parte posterior de los asientos delanteros y el techo es panorámico de cristal, lo que aporta mayor sensación de amplitud.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba

El principal rasgo diferenciador de este modelo es precisamente la habitabilidad y el espacio que ofrece con respecto a un monovolumen al uso o un SUV, pero sobre todo la practicidad y la versatilidad, ya que el interior está repleto de compartimentos portaobjetos: diferentes guanteras, espacios por encima de los parasoles o en la consola, huecos en las puertas e incluso una especie de baúl instalado en el techo del maletero, accesible también desde las plazas posteriores.

El maletero ofrece un volumen de carga, con los cinco asientos ocupados, de 597 litros, una cifra muy superior a la de las versiones largas con siete plazas. El portón trasero, debido a su tamaño, cuenta con un tirador de tela que facilita el cierre del mismo, ya que como es lógico, es de accionamiento manual.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba

En lo que a equipamiento se refiere, esta versión Advance, que es la más completa, incluye arranque y acceso sin llave, climatizador bizona, Head-up Display, reconocimiento de señales de tráfico, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, freno de estacionamiento eléctrico, asientos delanteros calefactables o anclajes ISOFIX.

Por último, entre los asistentes a la conducción equipados de serie destacan el arranque en pendiente, el avisador de cambio involuntario de carril, el control de crucero adaptativo, el control inteligente de luces de carretera, el asistente de ángulo muerto o el sistema precolisión con detección de peatones, por ejemplo.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba
Toyota Proace City Verso Family, a prueba

Un motor muy frugal

Si bien la gama ofrece un motor de gasolina de 1,2 litros y 130 CV, con cambio manual o automático, nuestra unidad de pruebas es la variante turbodiésel, con motor 1,5 litros de cuatro cilindros, que ofrece 130 CV de potencia y 300 Nm de par motor máximo, y que en este caso va asociado a una transmisión automática de ocho velocidades, con convertidor de par.

Se trata de un motor que cumple bien gracias a su cifra de par motor máximo, pero es cierto que no resulta demasiado refinado, al menos en lo que a sonido se refiere. Ofrece un empuje más que correcto y el cambio automático con convertidor de par resulta suave y agradable. No es especialmente rápido pero tampoco necesita serlo en un coche de este tipo.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba

La Proace City resulta cómoda y suave en carretera, por lo que nos parece una opción muy a tener en cuenta si valoramos tanto el espacio como la comodidad de marcha. Es cierto que al volante se nota su tamaño, sobre todo su altura, pero el tacto de conducción está más cercano al de un turismo que al de una furgoneta de grandes dimensiones.

La dirección, por ejemplo, está muy asistida y resulta muy blanda en ciudad, algo que nos resulta positivo, sobre todo a la hora de maniobrar, si bien una vez en marcha, a velocidades elevadas, tiene un funcionamiento más que correcto. En general, es un vehículo agradable de conducir, incluso en zonas de curvas, y su nivel de adherencia es sorprendentemente bueno.

Toyota Proace City Verso Family, a prueba

Lo mejor de todo es que nuestra unidad de pruebas, calzada con neumáticos Michelin Primacy 4 en medidas 205/55 R17, logró un consumo medio en el ordenador bastante ajustado, de alrededor de 6,0 litros cada 100 kilómetros, aunque dependiendo del tipo de uso que le demos al vehículo, es posible incluso moverse muy por debajo de esta cifra.

La gama actual del Toyota Proace City Verso Family arranca en 23.379 euros (precio sin IVA incluido) para la versión de acceso o Active, si bien el Advance asciende a 30.298 euros, también antes de impuestos.

Proace City Verso Family 1.5D 130 CV 8AT Advance

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.499 cm³
Potencia 130 CV a 3.750 rpm
Par máximo 300 Nm a 1.750 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 8 velocidades
0-100 km/h 11,0 segundos
Velocidad máxima 184 km/h
Consumo 5,4 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 4,40 m
Anchura 1,85 m
Altura 1,88 m
Peso en vacío N/D
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 597 l
Precio base 32.850 euros