Ofrece una autonomía WLTP de hasta 357 kilómetros y unas prestaciones muy buenas.

La división de furgonetas de Mercedes-Benz acaba de iniciar la comercialización en nuestro país de su primer monovolumen eléctrico, el llamado Mercedes-Benz EQV, que es básicamente la variante cero emisiones del Clase V, fabricada en España, en la planta de Vitoria, en la misma línea de producción que los Clase V con motor de combustión.

Se trata de un modelo muy interesante, tanto para particulares como para flotas, que se suma a otros eléctricos de la gama como el Mercedes-Benz eVito y el eSprinter. El año próximo, el catálogo añadirá también el llamado eVito Tourer, la versión de pasajeros, y ya en 2022 se lanzará el Clase T eléctrico.

Galería: Mercedes-Benz EQV, prueba

Este nuevo EQV está disponible con dos carrocerías, de diferente longitud. El llamado EQV Largo mide 5,14 metros y tiene una distancia entre ejes de 3,2 metros, mientras que por encima queda el EQV Extra Largo, con 5,37 metros de longitud y 3,43 metros de batalla. Además, el vehículo ofrece 6 u 8 plazas y, lógicamente, se beneficia de la etiqueta 0 de la DGT.

A nivel estético, se distingue del resto de la familia Clase V gracias a un frontal EQ específico, llantas de 17 pulgadas, retrovisores de color negro o distintivos EQV en las aletas y en el portón trasero. Opcionalmente, ofrece faros LED con fondo negro o suspensión neumática en ambos ejes, por ejemplo. 

Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba

En el habitáculo se incluye de serie el sistema multimedia MBUX, con pantalla de 10,25 pulgadas y navegador, que lógicamente incorpora menús específicos EQ, con información sobre el consumo energético, carga de batería, etc... Tampoco falta el control por voz o soluciones de conectividad, como la aplicación Mercedes me, que permite al usuario, desde su teléfono, programar la carga o la climatización del habitáculo, además de consultar información sobre el vehículo.

Se trata de una alternativa ideal tanto para familias numerosas o con necesidades de carga especiales, como para flotas y profesionales de transporte de pasajeros y traslados tipo 'shuttle', por ejemplo. Antes de nada, hagamos un pequeño repaso del EQV a nivel técnico.

Mercedes-Benz EQV, prueba

Un repaso técnico

El Clase V eléctrico esconde bajo el suelo un enorme paquete de baterías de iones de litio, refrigerado por agua, con una capacidad de 100 kWh, si bien del total son útiles 90 kWh. El motor eléctrico, asíncrono o de inducción, ofrece una potencia máxima de 150 kW, equivalente a 204 CV, así como un par motor máximo de 362 Nm.

Según homologación, la autonomía del EQV es de 357 kilómetros en ciclo mixto, o bien de hasta 482 kilómetros en conducción urbana. El consumo medio homologado es de 28,2 kWh cada 100 kilómetros, pero como te contamos más adelante, en función de las circunstancias, se puede rebajar dicha cifra de manera significativa.

Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba

En lo que a carga se refiere, el modelo puede recargar con corriente alterna trifásica a un máximo de 11 kW, consiguiendo una carga total en menos de 10 horas, o bien con corriente alterna monofásica, a 7,4 kW. Además, hay disponible carga rápida, con corriente continua, a 110 kW, de manera que recargar del 10 al 80% de la batería lleva 45 minutos. La toma de carga, CCS Combo, se encuentra bajo una tapa, en la aleta delantera del lado del conductor. La garantía de la batería, por cierto, es de 8 años o 160.000 kilómetros.

Por último, el EQV ofrece cuatro modos de conducción (Economy+, Economy, Comfort y Sport) y cinco niveles de recuperación de energía (D--, D-, D, D+ y D Auto), que son seleccionables a través de las levas. Sobre esto hablaremos más detenidamente en el siguiente apartado.

Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba

Al volante del EQV 300

El Clase V es sin duda una de las furgonetas de transporte de pasajeros más cómodas del mercado, si no la que más, y en este caso, el EQV se coloca un escalón por encima en cuanto a suavidad, ya que a su confort de marcha hay que sumar un mayor silencio, solo interrumpido por el ruido de rodadura y el del viento, al circular a velocidades elevadas.

En general, se trata de un modelo muy agradable de conducir, pero además su sistema de propulsión eléctrico lo dota de unas prestaciones más que respetables. Si bien es cierto que en los modos E y E+, la respuesta al acelerador está muy limitada, para facilitar una mayor eficiencia, en modo Sport la cosa cambia, y el EQV acelera con mucho brío. Sorprende, de hecho, lo bien que se mueve esta furgoneta eléctrica.

Mercedes-Benz EQV, prueba

Como hemos comentado, la capacidad de recuperación del vehículo se puede ajustar en 5 niveles, a través de las levas del volante, lo cual nos permite aumentar o disminuir la deceleración disponible al levantar el pie del acelerador. ¿Conducción de pedal único? En el modo de mayor recuperación, D--, el EQV retiene lo suficiente como para reducir en gran medida el uso del pedal de freno, mientras que en el modo D+ se conserva al máximo la inercia. 

En ciudad, que es el hábitat natural de un vehículo eléctrico, el EQV puede acceder incluso a las zonas restringidas, como Madrid Central. Además, a pesar de sus dimensiones, no es una furgoneta que se sienta demasiado grande en el centro de una gran ciudad, ni por longitud ni por anchura, y maniobra con relativa facilidad.

Mercedes-Benz EQV, prueba

En lo que a consumo se refiere, obtuvimos una media de ordenador de 23 kWh cada 100 kilómetros, en una ruta con algo de vías rápidas y, sobre todo, ámbito urbano. Con esta media, habríamos superado la autonomía homologada por el fabricante, aunque es cierto que circulando a velocidades elevadas, de autovía, el consumo ronda la cifra de homologación (28 kWh/100 km). En cualquier caso, para su tamaño y peso, no nos parecen cifras descabelladas.

Precios Mercedes-Benz EQV

Con un precio de tarifa de 79.084 euros para la versión Larga (hay otra Extra Larga, de mayor batalla), no es un vehículo precisamente barato, pero lo cierto es que el EQV viene más equipado que la versión convencional con motor diésel (unos 4.000 euros extra en equipamiento) y, además, se beneficia de algunos descuentos y ventajas ofrecidas por la propia marca alemana.

En el precio del modelo, la marca incluye soluciones como el llamado Plan EQV, que contempla descuentos con un importe idéntico al de las ayudas del Plan Moves II (4.000 euros o bien 5.500 si se entrega un vehículo), además de wallbox e instalación gratuita (también hay soluciones para flotas), cuatro años de mantenimiento o el Plan de Movilidad, que ofrece al cliente, durante los dos primeros años, la posibilidad de disponer de un Clase V convencional, diésel, durante 30 días, para afrontar viajes largos o unas vacaciones, por ejemplo.

Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba
Mercedes-Benz EQV, prueba

Entre el equipamiento de serie del modelo destacan las llantas de aleación de 17 pulgadas, el sistema MBUX con pantalla de 10,25 pulgadas, navegador, sensor de lluvia, volante de cuero, asientos calefactados, molduras en negro piano, retrovisores exteriores calefactados y asistentes como el control de ángulo muerto, el detector de cambio de carril, el asistente de frenado activo o el de arranque en pendiente, reconocimiento de señales o el control de crucero, entre otros.

Los precios de tarifa del EQV 300 (sin descuentos aplicados) son los siguientes, aunque la marca también ofrece una fórmula de financiación, por 650 euros al mes:

  • EQV 300 Larga: 79.084 euros
  • EQV 300 Extra Larga: 79.878 euros

Mercedes-Benz EQV 300 Larga 2020

Motor Eléctrico asíncrono o de inducción
Potencia 204 CV (150 kW)
Par máximo 362 Nm
Batería 90 kWh
Autonomía eléctrica 357 km (WLTP)
Caja de cambios Automática, 1 velocidad
0-100 km/h N/D
Velocidad máxima 140 km/h (160 km/h opcional)
Consumo 28,2 kWh/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 2.635 kg
Número de asientos 6 - 8
Capacidad del maletero 1.030 litros
Precio base 79.084 euros