Vamos a ver si el compacto deportivo tiene el suficiente picante.

¿Alguien duda de que el Volkswagen Golf GTI 2020 es el deportivo más importante del año? No porque sea la 'bala' más rápida en estos 12 meses, sino simplemente por su historia y sus descomunales ventas en Europa. 

También, porque es un vehículo perfectamente útil para el día a día, aunque es verdad que su antecesor cuidó mucho esta parte práctica y no tanto la emotividad. Por supuesto, era un coche muy agradable y rápido, pero algo acomodado. Queremos ver si la octava entrega emociona más y no hay mejor forma de comprobarlo que someterlo a una primera prueba

Galería: Volkswagen Golf GTI 2020

La verdad es que los ingenieros de la marca alemana han trabajado a destajo en este coche, como queda demostrado en los cambios experimentados en el chasis. Volkswagen sabe que el Golf GTI no debe mutar como el Renault Mégane R.S. Trophy-R, pero el coche tiene que ser capaz de emocionar.

En este punto, entra en juego el Director de Dinámica de Conducción, un gestor electrónico que gobierna el funcionamiento de la suspensión adaptativa DCC y del control electrónico del diferencial XDS, para comunicarse más rápidamente con la dirección o el ESP, entre otros componentes.  

Por ejemplo, los amortiguadores se adaptan a la superficie de la carretera 200 veces por segundo, de forma individual (en cada rueda). De esa forma, es más fácil redondear una curva y ayudar a la zaga a que no se descomponga. 

Siguiendo con el DCC, admite muchos programas de uso, más allá de los típicos, como Comfort y Sport. De hecho, Volkswagen asegura que en el nivel más deportivo se favorece el sobreviraje, muestra de que el fabricante ha configurado un sorprendente modo 'divertido' de conducción. 

Galería: Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

Los otros cambios en la suspensión son más tradicionales. En el eje delantero, hay nuevos cojinetes, muelles más firmes (más del 5%) y el subchasis del GTI Clubsport S, hecho de aluminio, que reduce en tres kilos el peso del conjunto. 

En la parte trasera, también se estrenan cojinetes y muelles, aunque en este caso son un 15% más rígidos que los del Golf estándar. Con esta configuración, el coche debería ganar agilidad y responder mejor en curvas. 

El ESP y la dirección, de desmultiplicación variable, también han sido reajustados. Esta última tiene un tacto más directo, aunque no es la más deportiva, en comparación con la de algunos de sus competidores. 

2020 Volkswagen Golf GTI

Debido a la crisis sanitaria que padecemos, este primer test se produjo en los alrededores de Wolfsburgo. Cualquiera que encuentre más de cinco curvas en una ruta de 150 kilómetros, tiene mi mayor respeto.

De esta forma, soy muy cauteloso en mi evaluación inicial, pero afirmo que el GTI de octava generación gira de forma más directa y efectiva que antes. Se siente un poco más atlético y el eje delantero muestra un cariz más deportivo.  

Sin embargo, lo más destacado es la tracción a prueba de bombas, incluso en las curvas más cerradas. El subviraje es prácticamente inexistente, al igual que los tirones en la dirección. Eso sí, como comentaba antes, estas conclusiones están sujetas a una cierta reserva.

Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

¿Es más emocionante que antes? No lo creo. Para conducir un compacto más extremo, el cliente debe acudir a un Hyundai i30N o a un Honda Civic Type R, un tipo de coche que, ciertamente, no desea el futuro dueño de un Golf GTI.

Este coche tiene una suspensión de muy alta calidad, hasta el punto de que puedes forzar el coche en curvas pero, aun así, la zaga permanecerá inmutable. En definitiva, no es el compacto deportivo más excitante, pero sí uno de los más versátiles. 

Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

Centrándonos ahora en el motor, el bloque turbo de gasolina 2.0 TSI entrega 245 CV y 370 Nm, es decir, las mismas cifras que el anterior Golf GTI, en el acabado especial Performance. Con esta mecánica, el coche firma 250 km/h de velocidad punta (autolimitada electrónicamente) y una aceleración de 0 a 100 en 6,3 segundos. 

Este propulsor rinde de manera muy uniforme y se mantiene enérgico hasta las 6.500 vueltas, lo que significa que, a partir de regímenes medios y también en los superiores, parece que tenemos más de 245 CV a nuestra disposición. 

Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

El cliente puede escoger entre un cambio manual de seis velocidades y la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete marchas, que cambia más rápido en el modo S (deportivo). Además, dispone de una nueva función: si mantenemos pulsada la leva izquierda, se engrana la marcha más baja posible, muy útil para iniciar una curva cerrada o al adelantar.

Una apreciación sobre el sonido mecánico: si quieres, no existe, aunque aparece claramente en el modo Sport, sin que tampoco sea tan grave como el del escape Akrapovic en el Volkswagen T-Roc R

Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

Del interior solo puedo corroborar las buenas opiniones que ha recibido. Las pantallas de la instrumentación y del sistema de infoentretenimiento muestran gráficos muy intuitivos y se ven perfectamente.  

Eso sí, hay que acostumbrarse a la digitalización, porque los mandos hápticos no ayudan a sentir que los has activado. Además, las superficies para el control climático y el control de volumen no están iluminadas, así que diviértete 'investigando' por la noche...

Volkswagen Golf GTI 2020, primera prueba

Otro punto criticable es la dificultad a la hora de activar (o desactivar) algún comando. Por ejemplo, el ESP: antes se presionaba un botón, ahora hay que entrar en diferentes carpetas para marcar el 'mando' deseado. Bienvenido a la digitalización. 

Pasemos a los nuevos asientos deportivos con reposacabezas integrados, que causan una impresión absolutamente fantástica: excelente postura al volante, buena sujeción lateral y muy cómodos para usarlos diariamente.

Los materiales también aportan una mejor cara al Volkswagen Golf GTI 2020 frente a su antecesor. Una excepción son las levas de la transmisión DSG, todavía demasiado pequeñas para mi gusto.

2020 Volkswagen Golf GTI

Si te estás preguntando si deberías comprarlo, tenemos que decirte que no vas a encontrar un deportivo extremo (supongo que lo sabías), pero sí vas a disfrutar de un modelo más ágil, más estable y con una fantástica capacidad de tracción, en comparación con el Golf GTI 7. 

A todo esto, hay que sumar que marcamos 7,5 litros cada 100 kilómetros en nuestra prueba de conducción (no hay dato homologado de consumo todavía, al igual que no se han divulgado las dimensiones oficiales).

Por lo tanto, salvo por el abuso de la digitalización, es un coche plenamente convincente desde un punto de vista racional. Los precios en Alemania comenzarán en 35.500 euros, aproximadamente. En España, el coche se acercará (incluso superará) a los 40.000 euros. 

Volkswagen Golf GTI

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.984 cm³
Potencia 245 CV entre 5.000 y 6.500 rpm
Par máximo 370 Nm entre 1.600 y 4.300 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades (DSG con 7 marchas, opcional)
0-100 km/h 6,3 s
Velocidad máxima 250 km/h
Tracción Delantera
Consumo N.D.
Longitud N.D.
Anchura N.D.
Altura N.D.
Peso en vacío 1.460 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 380 l
Precio base 35.500 euros (en Alemania)