En esta edición limitada, el último CUPRA de la historia con el logo de SEAT, ofrece prestaciones, exclusividad y espacio a partes iguales.

En una nueva etapa en la que CUPRA ya se ha consolidado como una marca totalmente independiente, aún quedan algunas posibilidades de hacerse con uno de sus mejores coches deportivos, todavía con la 'S' de SEAT sobre el capó.

Por ejemplo, esta exclusiva serie especial, limitada a 300 unidades y conocida como SEAT León CUPRA ST R 2019. Una denominación que siempre se ha empleado para las versiones más potentes en la historia del León.

Galería: Prueba SEAT León ST CUPRA Black Carbon

Sin duda, el color Negro Midnight y las inserciones Copper son las grandes protagonistas de este compacto familiar, de carácter deportivo, pero tampoco debemos perder de vista el paquete Aero Pack. En él, se incluyen detalles como el splitter delantero, el difusor posterior y los faldones laterales en fibra de carbono, así como un sistema de escape específico, que asegura un mejor sonido.

Además, tampoco faltan las llantas de aleación de 19 pulgadas CUPRA Track, en color negro y Copper, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 y discos de freno sobredimensionados, complementados por pinzas Brembo.

Por si todo esto fuera poco, el equipamiento de serie es abundante, con la inclusión de elementos como los asientos de tipo baquet, el techo solar panorámico, la dirección progresiva, la suspensión específica y el control dinámico de la conducción SEAT Drive Profile.

Tampoco faltan elementos tecnológicos, como el cuadro de mandos digital, la cámara trasera de asistencia al aparcamiento, el sistema multimedia con navegador, el asistente de conducción en atascos… Aunque, seguramente, no resulten tan vistosos para el cliente potencial, que llegue buscando potencia y deportividad.

 

Sin duda, los conductores que lleguen hasta él en busca de las mayores prestaciones no se sentirán defraudados. El compacto español incluye bajo el capó el ya clásico, pero siempre resolutivo, propulsor de gasolina 2.0 TSI.

Estamos hablando de una mecánica turboalimentada, con arquitectura de cuatro cilindros, que alcanza los 300 CV de potencia. O lo que es lo mismo, se queda a tan solo 10 CV del modelo más potente jamás fabricado por la firma española: el León CUPRA R, con cambio manual.

Eso sí, a diferencia de esta otra edición limitada, el León ST CUPRA R solo se puede escoger asociado a la transmisión automática de doble embrague DSG, de siete marchas, que trabaja junto al sistema de tracción total 4Drive.

Prueba SEAT León ST CUPRA Black Carbon

Con todos esos ingredientes, se consigue anunciar una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada) y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Todo, con un consumo medio oficial de 7,1 litros cada 100 kilómetros. Una cifra que no resulta del todo descabellada, pero que el conductor podrá elevar todo lo que quiera… si es exigente con el acelerador.

Respecto al peso del conjunto, alcanza los 1.557 kilos y, como curiosidad, debemos indicar que el control de estabilidad ESC se puede llegar a desconectar por completo, permitiendo disfrutar de una conducción sin 'intromisiones' electrónicas.

Lo cierto es que, dinámicamente, el SEAT León CUPRA R sigue siendo una de las opciones más interesantes de la categoría. De hecho, lo situaría entre mis favoritos, junto al Honda Civic Type R, el Ford Focus ST y otra edición especial como el Volkswagen Golf GTI TCR.

Sin duda, el motor es uno de sus puntos fuertes. Sin tener nada que lo haga especial, demuestra una capacidad de aceleración impactante, una gran capacidad de respuesta y una facilidad para subir de vueltas que llega a asustar.

Y lo mejor de todo, es que lo hace sin estridencias. Incluso, sin llegar a transmitir tantas emociones como en otros competidores. Y es eso precisamente, esa sensación de 'otro día en la oficina' mientras te pega contra el asiento, la que realmente llega a enamorar.

Prueba SEAT León ST CUPRA Black Carbon

Antes hablábamos de la puesta a punto específica de la suspensión, pero no que se trataba de la adaptativa DCC, con amortiguadores pilotados.

Junto a la dirección paramétrica, se convierte en el complemento ideal, ya que permite disfrutar de una conducción dinámica, sin renunciar a un confort razonable.Y con el término razonable, quiero dejar claro que llegará a convencer a dos tipos de conductor muy diferente.

Por un lado, el que esté acostumbrado a los coches de carácter deportivo, agradecerá poder usarlo por igual en un 'track day' que moviéndose en el día a día. Por el otro, a quien llegue desde un coche más convencional, notará mayor firmeza, pero no una merma grande en el confort de marcha.

Prueba SEAT León ST CUPRA Black Carbon

Dicho esto, un buen resumen sería decir que cumple a rajatabla con el A-B-C de todo buen deportivo: permite llegar hasta la curva apurando la frenada, inscribirse con precisión en el viraje y acelerar a fondo a la salida.

Un ritual en el que, por supuesto, también juegan un papel fundamental un equipo de frenos resistente a la fatiga y una transmisión que obedece con precisión a las órdenes que el conductor envía desde las levas.

Respecto a la tracción, hace su trabajo de manera encomiable, permitiendo acelerar con decisión a la salida de las curvas, y aporta un valioso plus de seguridad, sobre firmes deslizantes, que aumenta en gran medida la confianza del conductor.

Prueba SEAT León ST CUPRA Black Carbon

Sin embargo, yo me quedaría con las versiones con tracción delantera, asociadas al diferencial autoblocante mecánico con control electrónico. Bajo mi punto de vista, son las más efectivas.

Ahora bien, si estás interesado en disfrutar de este auténtico devorador de curvas, nuestro consejo es que no te descuides, ya que, como te dijimos, solo se van a comercializar 300 unidades en el mercado español, con un precio de 53.495 euros. Sin duda, un bonito y exclusivo final para una historia de éxito que, desde el nacimiento de CUPRA Ateca, seguirá adelante… aunque por caminos paralelos.

SEAT León ST CUPRA Black Carbon 2.0 TSI 300 CV DSG 4Drive St&Sp

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.984 cm³
Potencia 300 CV entre 5.300 y 6.500 rpm / 400 Nm entre 2.000 y 5.200 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague DSG, 7 velocidades
0-100 km/h 4,9 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 7,1 l/100 km
Tracción Integral 4Drive
Peso en vacío 1.557 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 587 l
Precio base 53.495 euros