Transmisión automática de doble embrague y bajo consumo de combustible, una combinación ganadora para el pequeño modelo español.

La excelencia en cuanto al gasto de combustible en los automóviles, al menos en los que son sometidos a nuestras pruebas de consumo, se otorga a aquellos que obtienen una media igual o por debajo de 4,0 litros cada 100 kilómetros o lo que es lo mismo, 25 kilómetros recorrido por litro de combustible.

Los que consiguen un valor por debajo de esa cifra pueden reclamar, con razón, el título honorífico de campeón en cuanto a consumo de combustibles tradicionales se refiere, es decir, gasóleo y gasolina; si hablamos del gas licuado de petróleo (GLP), del gas natural comprimido (GNC) o de coches eléctricos, los valores y las unidades de medida cambian.

Galería: Prueba SEAT Ibiza 1.6 TDI 2018

En la parte superior de la clasificación, encontramos al SEAT Ibiza FR 1.6 TDI DSG, el utilitario español, en su variante asociada al motor turbodiésel de 95 CV y a la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades. Su registro, en cuanto a consumo de combustible, es excelente, pero no llega a ser todo lo excepcional que se podría esperar.

Esto no significa que sus 3,85 litros cada 100 kilómetros no sean respetables, dignas de rozar el 'top 30' de la clasificación general y capaz de recorrer una distancia de 25,97 kilómetros por cada litro de combustible. El gasto de gasóleo, en nuestra prueba de 360 kilómetros, fue de 17,02 euros.

Excelente, pese a no ser de los mejores

Puede parecer increíble que un consumo mixto de 3,85 litros cada 100 kilómetros, obtenido por el SEAT Ibiza FR 1.6 TDI DSG, no se considere excepcional, pero para demostrarlo existen argumentos importantes, basados en los resultados de otros modelos, previamente analizados en nuestra prueba de consumo.

El nuevo Ibiza 1.6 TDI obtuvo los mismos datos que el antiguo Ibiza 1.2 TDI, que probamos en 2012 y que el KIA Rio 1.1 CRDi de 2016, en cuanto al segmento B se refiere. Queda justo por encima de otros modelos, como el Peugeot 208 BlueHDi 120 (3,63 litros cada 100 kilómetros – 27,5 kilómetros por litro), el Renault Clio dCi 90 (3,50 litros cada 100 kilómetros – 28,57 kilómetros por litro) y el Volkswagen Polo 1.4 TDI 90 CV de 2015 (3,47 litros  cada 100 kilómetros – 28,86 kilómetros por litro).

Mejor posicionados, encontramos al Lancia Ypsilon 1.3 Multijet 95 CV (3,45 litros cada 100 kilómetros – 28,99 kilómetros por litro), al Opel Corsa 1.3 CDTI 95 CV (3,36 litros cada 100 kilómetros – 29,76 kilómetros por litro), al Nissan Micra dCi 90 (3,35 litros cada 100 kilómetros – 29,85 kilómetros por litro), al Citroën C3 BlueHDi 100 (3,28 litros cada 100 kilómetros – 30,49 kilómetros por litro) y al, inalcanzable, Mazda2 1.5 SKYACTIV-D 105 CV (3,10 litros cada 100 kilómetros – 32,26 kilómetros por litro).

SEAT Ibiza FR 2018

Con un consumo superior al del utilitario español, tenemos al Ford Fiesta 1.5 TDCi Econetic 2013 (4,20 litros cada 100 kilómetros – 23,81 kilómetros por litro) y al KIA Rio 1.4 CRDi de 2012 (4,30 litros cada 100 kilómetros – 23,26 kilómetros por litro).

La transmisión DSG merece la pena

Nuestra unidad de pruebas equipaba casi todos los paquetes opcionales, más lo que incorpora de serie la terminación FR, que dota al modelo hispano de ligeros retoques deportivos.

A su precio base de 22.280 euros, habría que añadirle los extras de nuestra unidad, entre los que encontrábamos las llantas de aleación de 18 pulgadas, faros con tecnología LED, navegador, instrumentación digital Virtual Cockpit, sistema de audio firmado por Beats y el paquete Navigation Pack.

Este Ibiza se muestra ágil en la conducción, con un puntito de brusquedad y algo de rumorosidad procedentes del motor. Sin embargo, la comodidad y la rapidez de funcionamiento de su caja de cambios de doble embrague DSG hacen que merezca la pena su elección.

Prueba SEAT Ibiza 1.6 TDI 2018

En cuanto a las plazas traseras, cabe decir que lo más adecuado es llevar solamente a dos adultos, ya que la tercera plaza homologada no ofrece un espacio generoso, sino más bien apretado. Por su parte, la altura libre al techo y la capacidad de carga del maletero son bastante razonables.

No queda atrás la eficiencia

En el tráfico de Roma, el SEAT Ibiza FR 1.6 TDI 95 CV no pudo hacer milagros y, de hecho, se mantuvo con un consumo urbano de 6,8 litros cada 100 kilómetros (14,7 kilómetros por litro).

En uso mixto, el gasto bajó hasta los 4,5 litros cada 100 kilómetros (22,2 kilómetros por litro) y en autopista marcó 5,9 litros cada 100 kilómetros (16,9 kilómetros por litro). En la prueba de conducción 'económica', la cifra cayó a 3,4 litros cada 100 kilómetros (29,4 kilómetros por litro) y en el rango de consumo máximo, quedó establecido en 22,0 litros cada 100 kilómetros (4,5 litros por kilómetro)

Al final de la prueba, después de más de 900 kilómetros, los datos medios registrados en el ordenador de a bordo fueron bastante decentes: 4,7 litros cada 100 kilómetros, lo que equivale a 21,2 kilómetros por litro.

Datos

Coche: SEAT Ibiza FR 1.6 TDI 95 CV DSG 7 velocidades
Precio base: 22.280 euros 
Fecha de la prueba: 15/03/2019 
Tiempo: soleado-variable, 19° 
Precio del combustible: 1,228 euros/l (diésel)
Kilómetros del test: 997
Kilómetros totales al inicio del test: 1.362 
Velocidad media en el trayecto Roma-Forlì: 79 km/h
Neumáticos: Pirelli Winter Sottozero 3 M+S - 215/40 R18 89V

Consumo

Media real: 3,85 l/100 km (25,97 km/l. Media entre ordenador y surtidor) 
Ordenador de a bordo: 3,8 l/100 km 
En el surtidor: 3,9 l/100 km 

Datos económicos

Gasto real: 17,02 euros 
Gasto mensual: 37,82 euros (800 km al mes) 
Distancia con 20 euros: 423,05 km 
Distancia con el depósito lleno: 1.039 km