Los mayores cambios no están a la vista.

Tras tres años en el mercado, y más de 450.000 unidades comercializadas en todo el mundo, el Renault Kadjar se renueva con un restyling, con el que pretende mantenerse vigente en una de las categorías más competidas del mercado: la de los todocaminos compactos, en la que militan vehículos como el Hyundai Tucson, el Peugeot 3008, el Volkswagen Tiguan...

Para ello, el primo francés del Nissan Qashqai (ambos modelos comparten más del 60% de los componentes), se ha renovado con una puesta al día que, si bien no es demasiado profunda en el apartado del diseño exterior, incluye interesantes novedades, en lo que al habitáculo y los motores se refiere.

En este último apartado, la gama de este automóvil, fabricado en Palencia, queda conformada por cuatro mecánicas tetracilíndricas, de nueva factura, aunque a diferencia de lo habitual en otros SUV, los motores de gasolina serán los protagonistas. Especialmente, el nuevo propulsor turboalimentado 1.3 TCe, disponible con 140 o 160 CV de potencia. A fin de cuentas, esta mecánica, desarrollada en colaboración con Mercedes-Benz, supondrá casi un 70% de las ventas. 

También habrá dos opciones de ciclo diésel, la variante de acceso 1.5 Blue dCi, de 115 CV, y el nuevo bloque 1.7 Blue dCi, de 150 CV, que se situará como el propulsor más potente de este combustible.

Prueba de Renault Kadjar 2019
Prueba de Renault Kadjar 2019

Renault Kadjar 2019: ¿qué cambia por fuera?

La carrocería del Renault Kadjar 2019 recibe cambios sutiles, pero suficientes para percibir que estamos ante un coche nuevo. Visualmente, se ha mantenido la característica firma luminosa en forma de C, aunque ahora, los intermitentes están integrados en la luz de conducción diurna.

También son de nueva factura los paragolpes, algo que ha supuesto un incremento de la longitud, desde los 4,45 metros hasta los 4,49. Por último, se han incorporado molduras cromadas adicionales, nuevas llantas de aleación, de 17 y 19 pulgadas, así como tres colores inéditos: Verde Oliva, Azul Rayo y Gris Highland.

Prueba de Renault Kadjar 2019

Renault Kadjar 2019: ¿cómo es por dentro?

Tras la gama de motores, el interior es el punto que cambia. Hasta ahora, el Kadjar era uno de los Renault más clásicos, de puertas hacia dentro, y el restyling no ha supuesto una revolución, pero sí la introducción de pinceladas de diseño que aportan un aspecto más actual. 

Las principales novedades se encuentran en la consola central, dotada de una pantalla táctil horizontal, de 7,0 pulgadas, mejor integrada en el salpicadero. Es el corazón del sistema multimedia R-Link 2, que es compatible con los protocolos Android Auto y Apple CarPlay. 

Prueba Renault Kadjar 2019
Prueba Renault Kadjar 2019

Por lo demás, los mandos del climatizador tienen un manejo más intuitivo, mientras que la incorporación de inserciones de cromo satinado en los aireadores, los tiradores de las puertas y en los principales mandos, mejora la percepción de calidad visual. 

Y hablando de calidad, te diré que el tacto de los materiales plásticos del habitáculo también ha progresado, aunque en la parte baja del salpicadero o los paneles de las puertas traseras, no están tan bien tratados como en la zonas que quedan más a la vista. En cualquier caso, cabe resaltar que, tras una ruta off road de más de 30 kilómetros, con algunos puntos exigentes, no se escucharon ruidos procedentes de desajustes en el interior. 

Prueba de Renault Kadjar 2019

¿Es cómodo en el día a día?

Como hasta ahora, el Renault Kadjar 2019 es un coche cómodo en el uso diario: la postura de conducción es elevada, el volante cuenta con amplios reglajes en altura y profundidad y la visibilidad es bastante buena en todas direcciones.

En este apartado, el punto que más ha mejorado son los asientos, que ahora cuentan con una banqueta más amplia y un mullido más firme en los laterales, para sujetar mejor el cuerpo. También se han incorporado unos elevalunas eléctricos 'de toque', con botones retroiluminados, que te resultarán útiles si conduces de noche.

Al analizar las plazas traseras, el SUV francés obtiene un notable alto: cumple por espacio para las piernas y altura y, aunque no resulta brillante por anchura, tres ocupantes pueden viajar con una comodidad razonable, gracias al suelo plano. Además, ahora, los ocupantes posteriores se benefician de unas salidas de aire propias y dos tomas USB para recargar teléfonos móviles. ¿Un pero? No estaría de más una banqueta deslizante, como la que emplea el Volkswagen Tiguan. 

Por último, el maletero ofrece 472 litros de capacidad, un dato en la media de la categoría. Eso sí, resulta muy aprovechable, gracias a que tiene formas cúbicas y a soluciones inteligentes, como un doble fondo configurable en 16 posiciones, unos tiradores que permiten abatir los respaldos desde el maletero o un asiento del acompañante que se puede plegar, para transportar objetos de hasta 2,5 metros de longitud. 

Prueba de Renault Kadjar 2019

Renault Kadjar 2019: ¿cómo va en marcha?

Durante la presentación a la prensa, hemos podido conducir el nuevo motor turboalimentado de gasolina, conocido como 1.3 TCe, en las variantes de 140 y 160 CV, dotadas de un filtro de partículas, para cumplir con la normativa anticontaminante Euro 6d Temp.

¿Cómo va el 1.3 TCe GPF 160 EDC? Comenzamos nuestra prueba con la versión más potente del Renault Kadjar, el 1.3 TCe, de 160 CV, asociado a la transmisión automática de doble embrague EDC, con siete velocidades. Sobre el papel, esta mecánica de 1.332 cm resulta menos potente que el 1.6 TCe de 165 CV al que sustituye. Sin embargo, al volante, la sensación es otra.

Mientras que el propulsor antiguo tenía un funcionamiento similar al de los motores turboalimentados de antaño, con una respuesta algo pobre a bajas revoluciones y un gran empuje medio régimen, el nuevo propulsor 1.3 TCe destaca por su progresividad, mostrándose contundente en todo el rango de revoluciones. Combinado con un nivel de vibraciones bajísimo y un sonido sugerente, lo convierten en un propulsor mucho más agradable en el día a día. 

¿Las prestaciones? Con esta mecánica, el Kadjar acelera de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos y alcanza 210 km/h. Por otro lado, gracias a tecnologías como el sistema de parada y arranque automáticos del motor Start/Stop y a un modo de conducción ECO, homologa un consumo medio de 5,4 litros cada 100 kilómetros, aunque durante nuestro recorrido, por carreteras de montaña y zonas 4x4, el registro fue de 8,0 litros. 

Renault Kadjar 2019

¿Cómo va el 1.3 TCe GPF 140? A continuación nos subimos a la que se convertirá en la versión más popular de este SUV: el 1.3 TCe de 140 CV, con caja de cambios manual de seis velocidades.

Comparado con su hermano mayor, resulta 0,9 segundos más lento acelerando de 0 a 100 km/h y registra un consumo 0,4 litros superior. Pero lejos de decepcionarnos nos ha sorprendido para bien. El rendimiento de ambos motores es muy similar, mientras que el consumo ha sido prácticamente idéntico. Si no buscas las máximas prestaciones, no hace falta más.

En lo que al chasis respecta, el Renault Kadjar 2019 está desarrollado a partir de la plataforma CMF-CD, también presente en el Nissan Qashqai. En marcha, su especialidad son los desplazamientos por carretera, gracias a un elevado aplomo a alta velocidad, una suspensión razonablemente cómoda y al bajo nivel de ruido que llega al habitáculo.

Por contra, en carreteras con curvas, presenta unas reacciones nobles y seguras, pero no alcanza el dinamismo de un Peugeot 3008 o un SEAT Ateca, debido a una carrocería con mayores balanceos y a una dirección que no resulta demasiado informativa.

Renault Kadjar 2019

¿Hay un Renault Kadjar 4x4?

Dado que el 95% de las ventas del Renault Kadjar 2019 corresponden a modelos de tracción delantera, la marca francesa tan solo ha puesto a la venta una versión con transmisión integral: el Blue dCi 4x4 150 que, además, es la única variante que incorpora una suspensión trasera multibrazo (el resto recurre a un eje torsional). 

Está dotado de un sistema de tracción total mediante embrague multidisco, con tres modos de funcionamiento, idéntico al del Nissan Qashqai. Si seleccionamos la posición 2WD, funciona como un tracción delantera. En la posición Auto, el tren trasero recibe par solo cuando las ruedas delanteras pierden motricidad y, por último, en la posición Lock, el sistema envía el 50% del par a cada eje, para mejorar la capacidad de tracción. Esta última posición únicamente funciona por debajo de 40 km/h (a más velocidad, se desactiva).

Prueba de Renault Kadjar 2019

Se trata de un sistema efectivo, pero que sería redondo si incorporase un diferencial trasero capaz de distribuir la fuerza que llega al eje posterior, entre ambas ruedas, para mejorar la motricidad, como sí hacen otros modelos de la alianza Renault-Nissan, como el Juke.

Por otro lado, las variantes de dos ruedas motrices ofrecen, de forma opcional, el control de tracción avanzado Extended Grip, pensado para incrementar la motricidad sobre firmes deslizantes como barro, nieve o arena. Cuenta con tres modos de funcionamiento, Carretera, Suelo Blando y Experto, y se comercializa asociado a unos neumáticos M+S, que son de gran ayuda en situaciones resbaladizas.

¿Merece la pena comprar el Renault Kadjar 2019?

El Renault Kadjar 2019 se renueva para competir en una de las categorías más disputadas del mercado. Y lo cierto es que, aunque hay modelos más modernos, potentes o amplios, este Renault tiene dos puntos fuertes que lo convierten en una compra acertada.

El primero es que se trata de un modelo equilibrado, que cumple con buena nota en todos los apartados y, el segundo, unos precios bastante favorables, que oscilan entre los 21.568 euros del TCe GPF 140 Life y los 29.250 de la versión TCe 160 EDC GPF, con el acabado superior Black Edition.