Prueba Renault Kadjar 2019: el Qashqai francés se renueva

Tras tres años en el mercado, y más de 450.000 unidades comercializadas en todo el mundo, el Renault Kadjar se renueva con un restyling, con el que pretende mantenerse vigente en una de las categorías más competidas del mercado: la de los todocaminos compactos, en la que militan vehículos como el Hyundai Tucson, el Peugeot 3008, el Volkswagen Tiguan...

Para ello, el primo francés del Nissan Qashqai (ambos modelos comparten más del 60% de los componentes), se ha renovado con una puesta al día que, si bien no es demasiado profunda en el apartado del diseño exterior, incluye interesantes novedades, en lo que al habitáculo y los motores se refiere.

En este último apartado, la gama de este automóvil, fabricado en Palencia, queda conformada por cuatro mecánicas tetracilíndricas, de nueva factura, aunque a diferencia de lo habitual en otros SUV, los motores de gasolina serán los protagonistas. Especialmente, el nuevo propulsor turboalimentado 1.3 TCe, disponible con 140 o 160 CV de potencia. A fin de cuentas, esta mecánica, desarrollada en colaboración con Mercedes-Benz, supondrá casi un 70% de las ventas. 

También habrá dos opciones de ciclo diésel, la variante de acceso 1.5 Blue dCi, de 115 CV, y el nuevo bloque 1.7 Blue dCi, de 150 CV, que se situará como el propulsor más potente de este combustible.

Prueba de Renault Kadjar 2019
Prueba de Renault Kadjar 2019

Renault...