Descubrimos las cualidades del todocamino deportivo de la firma italiana, que presume de unas prestaciones de escándalo.

Lamborghini es un fabricante de superdeportivos italiano, con una producción limitada y exclusiva, que cuenta con la sana ambición de superar las 3.500 unidades vendidas cada año. El Urus, cuyo nombre proviene del antecesor del ganado vacuno moderno, ha sido diseñado para seducir a un mayor número de clientes y ayudar a conseguir tan loable objetivo.

Puede que no sea el primer todocamino de la casa, un honor que recae en el LM002 de 1986: un vehículo nacido de un proyecto militar, que no sedujo al ejército. Sin embargo, el Urus ha conseguido despertar un interés inusitado. 

Lamborghini Urus 2018 primera prueba
Lamborghini Urus 2018 primera prueba

Primeras impresiones...

Hablamos de un SUV espacioso y práctico, configurable con cuatro o cinco asientos, que luce orgulloso el emblema de Lamborghini en el capó. Y, aunque probablemente no es el tipo de vehículo que esperas ver cuando te hablan de un Lamborghini, el Urus mantiene la atractiva presencia y elevada cifra de potencia propia de un vehículo de Sant'Agata Bolognese. Todo, acompañado por una nueva 'funcionalidad', como es el hecho de poder circular por el carril de la derecha, sin prisas, con un razonable grado de comodidad.

El habitáculo está adornado con una mezcla peculiar, en la que podemos apreciar cuatro puertas sin marco, gráficos hexagonales, fibra de carbono, Alcantara y cuero, combinados con cuatro portavasos y anclajes ISOFIX para instalar sistemas de retención infantil, así como un maletero lo suficientemente grande como para transportar dos juegos de palos de golf. Vivimos tiempos extraños…

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

La consola central está dominada por dos pantallas táctiles de alta definición, que ofrecen manejo háptico y son capaces de controlar todo, desde la radio digital y la navegación, hasta la climatización. Los más avispados habrán notado cierta similitud con las pantallas que equipa el nuevo Audi A8 (debemos recordar que Lamborghini pertenece al Grupo Volkswagen), al igual que sucede con algunos interruptores instalados en el panel central. Aunque, ciertamente, ahí concluyen todos los parecidos entre ambos vehículos.

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

El botón de arranque, por ejemplo, está escondido debajo de una 'pestaña', de color rojo y estilo aeronáutico. Además, el conjunto de mandos para manejar el control dinámico de la conducción, conocido como ANIMA, presenta un diseño muy atractivo. Con tan solo mover el selector, podemos seleccionar cualquier de los modos disponibles: Corsa (listo para correr), Sport, Strada y Neve (nieve), además de los Terra (off-road) y Sabbia (arena).

Asimismo, podemos ajustar, individualmente, la asistencia de la dirección, la dureza de la suspensión y la respuesta del control de tracción. Y para los clientes más interesados en el apartado tecnológico, les gustará saber que existe una plataforma de carga inalámbrica para el teléfono móvil, ubicada debajo del reposabrazos.

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

Desafortunadamente, debajo del capó no hay ningún motor V10 o V12 atmosférico. En su lugar, el Urus usa una versión con 650 CV del bloque V8 biturbo y 4,0 litros de cilindrada del Grupo Volkswagen. Es el mismo que utilizan el Bentley Continental GT o el Audi RS 6 Avant, por poner un par de ejemplos.

De hecho, este es el primer propulsor de Lamborghini que cuenta con turbocompresores, algo que se justifica en que los responsables de la marca prefieren mucho par motor a bajas revoluciones, a la hora de dar vida a su gran SUV.

Los discos de freno carbocerámicos están incluidos de serie, al igual que las llantas de aleación de 21 pulgadas (en opción, existen otras de 23 pulgadas), aunque el catálogo de extras contempla elementos tan 'terrenales' como el techo solar, el control de crucero adapativo y la configuración interior con cuatro asientos.

¿Cómo va?

Todos los SUV de altas prestaciones combinan, en teoría, ingredientes incorrectos para ir rápido: son demasiado altos, bastante grandes y más pesados de la cuenta; sin embargo, el Urus se siente como el modelo más deportivo de todos los todocaminos que hemos probado hasta ahora.

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

Si empezamos por analizar las prestaciones, el Urus puede mostrar un curriculum admirable. Gracias a la caja de cambios automática con convertidor de par, firmada por ZF, con ocho velocidades, así como a los 850 Nm de par motor disponibles, la maniobra de aceleración, de 0 a 100 km/h, se puede completar en 3,6 segundos, mientras que la velocidad punta alcanza los 305 km/h.

Si hablamos de comparaciones, el único vehículo que se acerca a este nivel es el Jeep Grand Cherokee Trackhawk, con 707 CV, aunque su velocidad está limitada electrónicamente a 290 km/h.

El modo Corsa reduce la altura libre al suelo en 15 milímetros, mientras que el sistema de tracción total puede mandar hasta un 87% de la potencia disponible al eje trasero, siempre y cuando las condiciones lo permitan. Una variación que se puede percibir, con total claridad, cuando enlazas una y otra curva, de manera continuada. 

También nos ha gustado el sobresaliente agarre que ofrecen los neumáticos Pirelli P Zero, así como el tacto y la potencia de los frenos carbocerámicos, además de la puesta a punto de la dirección a las cuatro ruedas, que ayuda a que el tren delantero sea mucho más incisivo, de lo que cualquier otro SUV de este tamaño jamás podría soñar.

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

También hay que destacar la suspensión neumática adaptativa, con estabilizadoras activas, que equipa el modelo italiano. En esencia, es el mismo sistema que equipa el Bentley Bentayga, aunque en el caso del Urus, la puesta a punto es diferente y transmite una mayor sensibilidad, que permite juzgar al conductor, de forma más precisa, dónde se encuentran los límites de adherencia del vehículo.

Hablamos de un todocamino impresionante, pero desde el interior, tus oídos aún te dicen que estás conduciendo un Audi RS 6 Avant; incluso, cuando el bloque V8 subiendo de marchas sin compasión. La familiaridad del sonido del motor no lo hace menos brillante; simplemente, es que ningún bloque turboalimentado moderno podría igualar las típicas sinfonías de los tradicionales V10 y V12 de Lamborghini. Esa es la cruda realidad, ¿por qué molestarse en comparar?

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

Una cosa que nunca cambia en los modelos de la firma italiana es el gusto por los detalles que aplica a sus coches. El Urus es exclusivo y especial por muchos motivos: resulta menos 'maquillado' que el Range Rover Sport SVR y tampoco ofrece una excelencia cromática a la altura de la del Bentley Bentayga. Sin embargo, está mejor acabado que el Jeep Grand Cherokee Trackhawk y es mucho más especial que un Porsche Cayenne Turbo S.

De regreso a la ciudad, la caja de cambios automática, muy suave y precisa, destaca por su óptima puesta a punto a baja velocidad, minimizando las pérdidas de tracción, al tiempo que permite callejear de una forma sencilla y sosegada.

Además, resulta aceptablemente espacioso. A pesar de la pronunciada caída del techo, la habitabilidad en las plazas traseras, tanto en altura como en espacio para las piernas, es razonable. El buen tamaño de los asientos asegura más comodidad que en otros modelos de Lamborghini. Un conductor de talla media apreciará la comodidad de las plazas, con unas banquetas confortables y unas 'orejas', en el caso de los delanteros, que sujetan bien el cuerpo.

Lamborghini Urus 2018 primera prueba

¿Algún punto a mejorar? Nuestra unidad de pruebas no equipaba cámara trasera de ayuda al aparcamiento, lo que puede parecer una nimiedad, aunque lo cierto es que cada vez parece más útil. Efectivamente, puedes elevar la distancia libre de la carrocería al suelo, pero carece de bloqueos manuales de los diferenciales o de una reductora. De esta forma, si necesitas un todoterreno 'puro' con prestaciones deportivas, el Mercedes-AMG G 63 responde mejor a estas necesidades.

Otras noticias relacionadas:

¿Debería comprarme uno?

Si estás buscando un SUV deportivo, que a la vez ofrezca practicidad y exclusividad, a partes iguales, acabas de encontrar el automóvil ideal. Obviamente, no es un Lamborghini típico, pero merece portar la insignia de la marca.

Trasmite una indudable atracción visual, es el SUV más rápido a la venta, en la actualidad, y se atreve con cualquier pista o camino por la que pueda circular cualquier todacamino. Por supuesto, en términos de comodidad, no existe comparación con los Lamborghini de antaño, pero eso también sucede con los Huracán y Aventador. Lamborghini apuesta por una ingeniería más práctica, con un grado de refinamiento superior al de hace décadas.

De hecho, esta decisión solo se puede justificar teniendo en cuenta que la firma italiana tiene previsto duplicar su volumen de ventas a corto plazo, gracias al Urus.

Lamborghini Urus 2018

Motor Gasolina, 8 cilindros en V, biturbo, 3.996 cm3
Potencia 650 CV a 6.000 rpm / 850 Nm entre 2.250 y 4.500 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 8 velocidades
Velocidad máxima 305 km/h
0-100 km/h 3,6 s
Consumo 12,3 l
Tracción Integral
Peso en vacío 2.200 kilos
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 616 l
Precio base 171.429 euros

Lamborghini Urus 2018 primera prueba