El urbano español dispone de la etiqueta ECO y se alimenta con gasolina y GNC (gas natural comprimido).

En el mercado de los vehículos ecológicos, los eléctricos y los híbridos son los claros dominadores de la oferta disponible para el cliente. Sin embargo, SEAT tiene claro que existen otras opciones por explorar, entre ellas, la del GNC (Gas Natural Comprimido).

Una tecnología llena de ventajas y que dentro del catálogo de producto del fabricante español ya dispone de una gama propia, compuesta por modelos como el Mii, el Ibiza, el León, el Ateca y, próximamente, el Arona. En este sentido, acabamos de probar el SEAT Ibiza 2018 1.0 TGI 90 CV Start&Stop Xcellence y la practicidad y economía de uso del urbano español nos han convencido.

SEAT Ibiza TGI 2018

TGI, una tecnología eficiente y ecológica

Nuestra primera toma de contacto ha tenido lugar en un ciclo combinado, que nos llevó a recorrer diferentes zonas de Madrid capital, así como diferentes carreteras de la vecina provincia de Toledo. Es importante hacer esta puntualización, debido a que el Ibiza demostró una solvencia notable para afrontar diferentes escenarios... y siempre a cambio de unos reducidos consumos.

De inicio, debemos destacar que el urbano fabricado en Martorell no presenta ninguna variación estética, ni tampoco en las dimensiones, respecto a un Ibiza convencional. La longitud, de este modo, alcanza los 4,06 metros, por 1,78 de ancho y 1,44 metros de alto. Todo, combinado con un maletero de 262 litros de volumen.

En este punto, debemos detenernos para advertir que debajo del piso del espacio de carga, encontramos los dos depósitos de almacenamiento del GNC. Están construidos en acero de alta resistencia y, en conjunto, ofrecen una capacidad máxima de 13 kilos de gas. Junto con los 40 litros de volumen del depósito de gasolina, el conjunto permite al Ibiza TGI 2018 disfrutar de una autonomía máxima oficial de 1.194 kilómetros.

SEAT Ibiza TGI 2018
SEAT Ibiza TGI 2018
SEAT Ibiza TGI 2018

La base mecánica utilizada es el motor de gasolina 1.0 TSI, tricilíndrico y turboalimentado, que, en esta versión, desarrolla una potencia máxima de 90 CV, entre 4.500 y 5.800 rpm, y un par motor de 160 Nm, entre 1.900 y 3.500 vueltas.

Está asociado a una caja de cambios manual, de cinco velocidades, y las prestaciones alcanzan una velocidad máxima de 180 km/h y una aceleración, de 0 a 100, de 12,1 segundos. El consumo medio homologado de gasolina es de 5,0 litros cada 100 kilómetros, mientras que el de GNC es de 4,9 m3 cada 100 kilómetros. 

SEAT Ibiza TGI 2018
SEAT Ibiza TGI 2018

En términos de uso cotidiano, el repostaje de este combustible gaseoso se asemeja bastante al de la gasolina. Junto al boquerel convencional, encontramos otro de menor tamaño, correspondiente al GNC. Una vez introducida la manguera, la maniobra de llenado de los tanques es rápida y totalmente segura.

En este sentido, debemos advertir dos peculiaridades de este modelo. La primera es que siempre arranca, por defecto, alimentándose de GNC, y solo cambia a gasolina en el momento en el que se vacían por completo los tanques de gas. Además, cuando arrancamos el motor y la temperatura del líquido refrigerante del motor no alcanza los 10 Cº, solo en esa franja de segundos, el motor se alimenta de gasolina.

SEAT Ibiza TGI 2018

Ibiza TGI, un urbano que se enfrenta a todo

Dicho esto, el funcionamiento del motor o la sonoridad que transmite al interior son bastante parecidos al motor 'convencional' 1.0 TSI de 95 CV. Tan solo percibirás una diferencia al acelerar desde parado en contra del TGI: los 5 CV menos y el peso extra de los depósitos (137 kilos aproximadamente), respeto al 1.0 TSI.

Es cierto que puede parecer más perezoso a la hora de ganar velocidad, pero es asumible y comprensible entendiendo los dos argumentos anteriores. También hay que señalar que la transición entre GNC y gasolina se lleva a cabo de una manera automática, sin que el conductor lo perciba en ningún momento. La única forma de saberlo es gracias a los avisos del ordenador de a bordo... y al corroborar que el indicador de los depósitos de gas está vacío.

SEAT Ibiza TGI 2018
SEAT Ibiza TGI 2018

De esta forma, la conducción por ciudad es sumamente placentera. Los ruidos o vibraciones de un turbodiésel no existen. Nos beneficiamos de la suavidad y silencio de un motor de gasolina y, además, disfrutaremos de la etiqueta ECO, con la que podremos circular en los escenarios más restrictivos por episodios de contaminación elevada, que se están produciendo en las grandes ciudades (como Madrid).

Ya hemos hablado de la autonomía del vehículo y si hacemos mención a los costes de mantenimiento del vehículo, hay que destacar que son casi idénticos a los de un 1.0 TSI, salvo porque el fabricante recomienda que, en el caso del TGI, se cambie el aceite del motor y los filtros una vez al año, obligatoriamente.

En carretera, con el vehículo lanzado, resulta muy complicado encontrar diferencias evidentes. Hablamos de una mecánica voluntariosa, justa de potencia y que necesita recurrir al cambio de marchas cuando vamos a efectuar un adelantamiento o afrontar una cuesta, sobre todo, si vamos con todas las plazas ocupadas o el maletero lleno. En cualquier caso, mantener velocidades de crucero legales no supone una tarea titánica para el urbano de SEAT.

 

Tampoco apreciamos diferencias en el apartado del equipamiento. Esta versión está disponible para los acabados Reference, Reference Plus, Style, Style Plus, Xcellence, Xcellence Plus, FR, FR Plus y FR Eco Plus. Según el acabado elegido, la dotación de serie es más o menos abundantes, aunque en todos los casos, muy razonable.

De esta forma, desde la versión de acceso, están disponibles elementos como el sistema de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones Front Assist, el asistente de arranque en pendiente, el volante multifunción y el sistema de radio Media System Color con pantalla de 5,0 pulgadas, con puerto USB, tarjeta SD y Bluetooth.

A medida que optemos por acabados más completos, podremos disfrutar de otros detalles de confort, como el acceso y arranque sin llave, las llantas de aleación hasta de 17 pulgadas, faros con tecnología de tipo LED full LED, el control de velocidad de crucero adaptativo ACC, el climatizador automático bizona, el sistema multimedia Media System Plus, con pantalla de 8,0 pulgadas... y así, un listado casi interminable. 

SEAT Ibiza TGI 2018

Llegamos al apartado del precio y la cifra de partida del SEAT Ibiza 1.0 TGI 90 CV Start&Stop Reference es de 17.110 euros. Ahora bien, durante los meses de febrero y marzo, los clientes que elijan el Ibiza alimentado por GNC disfrutarán de una oferta de lanzamiento muy especial.

Podrán llevarse uno a casa por 10.650 euros, aplicando todas las promociones ofertadas por el fabricante, que obligan a financiar con la entidad de la marca y a dar de baja un vehículo viejo. Además, se beneficiarán de cinco años de garantía oficial, más otros cinco de mantenimiento y asistencia en carretera, seguro a todo riesgo durante un año y una tarjeta valorada en 200 euros para respostar GNC en las gasineras asociadas, gracias al acuerdo firmado con Gas Natural Fenosa.

Y por si eso no fuera bastante, también disfrutarás de los 13 primeros kilos de gas que te 'regala' SEAT. De esta forma, con la suma de alicientes, los primeros 6.000 kilómetros del vehículo te saldrán gratis. Sin duda, unos argumentos difíciles de rebatir, ¿verdad?

Otras noticias relacionadas:

SEAT Ibiza 1.0 TGI 90 CV Start&Stop Xcellence

Motor Gasolina y GNC, 3 cilindros en línea, turboalimentado, 999 cm3
Potencia 90 CV entre 4.500 y 5.800 rpm / 160 Nm entre 1.900 y 3.500 rpm
Caja de cambios Manual, 5 velocidades
0-100 km/h 12,1 s
Velocidad máxima 180 km/h
Consumo 5,0 l/100 km (gasolina) / 4,9 m3/100 km (GNC)
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.164 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 262 l
Precio base 20.280 euros

Gallery: SEAT Ibiza TGI 2018