Hay muchos contenidos en Internet dedicados enteramente al intercambio de motores, la construcción de vehículos y muchos más aspectos relacionados. Y una variante de esta temática son los intercambios de motores de moto, trasplantados en vehículos de cuatro ruedas.

Pero de vez en cuando, aparece un ejemplo que es realmente extraño o alocado, como por ejemplo este 'apacible' Citroën 2CV, que en realidad esconde un secreto en su interior.

El modelo clásico de Citroën es un vehículo que data de hace casi 70 años. Un coche que nunca fue diseñado para ser conducido de forma deportiva... aunque eso no impidió que participase en numerosas competiciones a lo largo de los años.

Galería: 75 aniversario Citroën 2CV

En este caso, un intrépido aficionado contempló un 2CV y se dijo a sí mismo: "Al diablo con este coche. Es hora de sustituir su pequeño motor por un bloque bóxer BMW". Y eso es exactamente lo que ocurrió.

Practical Performance Car se reunió con Rob, el propietario del Citroën que transformó su 2CV. En el vídeo, Rob explica que un día, mirando las dimensiones del motor original del Citroën y el bóxer de su vieja BMW, se dijo: "Bueno, encajaría, ¿no?"

Tardó un tiempo en descubrir que así era y, con la ayuda de algunas personas en Internet y tras algunos pequeños cortes en las aletas interiores, el 'corazón' de la moto fue trasplantado al 2CV.

Además, el joven instaló una nueva unidad de control en el motor, lo que aumentó la potencia del propulsor BMW. ¿Cuánto más? No está claro, pero Rob dice que tiene la sensación de que es algo más que los 95 CV originales.

Will Hollman, el presentador del canal, se puso entonces al volante con Rob y comentó: "Bueno, ¡es un poco más reactivo que la versión de serie!". El sonido del Citroën también es excelente, pero mejor, echa un vistazo al vídeo y juzga tú mismo.