En un tiempo en el que todos los anuncios realizados por los fabricantes de automóviles en estos días se refieren a un próximo vehículo eléctrico, en Japón parecen pensar de forma un poco diferente.

Toyota, Mazda y Subaru acaban de celebrar una conferencia conjunta en Japón para hablar de nuevos motores de combustión interna. Los tres fabricantes se han unido para acelerar el desarrollo de los mismos y reducir los costes de producción.

En lugar de diseñar un motor común utilizado por las tres empresas, el trío trabajará en "motores de firma" que representen a sus respectivas marcas. En concreto, Toyota prepara nuevos motores de cuatro cilindros en línea, Mazda busca motores rotativos y Subaru quiere mejorar su tecnología bóxer.

Nuevos motores de combustión de Toyota, Mazda y Subaru

Las nuevas cadenas cinemáticas serán compatibles con varios combustibles neutros en carbono: hidrógeno líquido, biocombustible y combustible sintético, apostando por una nueva línea, totalmente diferente al enfoque 100% eléctrico.

Junto con el anuncio, se presentaron algunas muestras de futuros motores. Mazda trajo motores de uno y dos rotores para aplicaciones en coches eléctricos (EV). Como se ha visto en el MX-30 y en el prototipo deportivo Iconic SP, el motor rotativo sirve de generador para alimentar la batería. No tiene conexión mecánica con las ruedas. Mazda afirma que el rotativo "se utiliza actualmente para generadores", lo que algunos podrían interpretar como una señal de que esto podría cambiar en el futuro.

Prototipo de Toyota con nuevo motor de 1.5 litros y cuatro cilindros en línea

Por su parte, Toyota mostró un par de motores de cuatro cilindros en línea en fase de desarrollo, una unidad de 1,5 litros que mostró por separado y también dentro de un prototipo, además de un motor más grande de 2,0 litros. La compañía no ha querido explicar mucho más sobre ellos, aparte de mencionar que ambos tienen un "alto rendimiento y alta eficiencia térmica".

Motor Mazda de dos rotores para vehículos eléctricos

En cuanto a Subaru, ha enseñado un sistema híbrido de nueva generación y lo ha hecho asociado a un prototipo camuflado del Crosstrek. Combina un motor bóxer de 2,0 litros con un motor eléctrico de 12,3 kW y un pequeño paquete de baterías de iones de litio.

Toyota, Mazda y Subaru han dejado muy claro que seguirán siendo rivales a pesar de unir fuerzas para desarrollar cadenas cinemáticas más frugales. Como estos nuevos motores serán más pequeños, el trío afirma que los futuros modelos tendrán capós más bajos para mejorar la aerodinámica y la eficiencia. Al mismo tiempo, estos cambios darán más libertad a los diseñadores.

Motor Mazda de un rotor para vehículos eléctricos

Otro objetivo común de las tres marcas es integrar motores, baterías y otras unidades de propulsión eléctrica en estos motores de nueva generación. Los propulsores de combustión interna ofrecerán mejores prestaciones, así que esperemos que los futuros coches 'divertidos' de los tres fabricantes orientales se beneficien de estos nuevos avances.