"El más Avant de los Avant de Audi" Sin duda, esa sería una buena forma de describir este concept de 2001, cuando la marca de Ingolstadt mostró al mundo el Avantissimo, un modelo futurista que llevaba a los familiares de Audi al siguiente nivel.

Un coche familiar, sí, como cualquier Avant, pero de elevado lujo, gracias a sus mil innovaciones. Sin embargo, eso no fue necesario para que llegara a la carretera, ya que el proyecto acabó siendo descartado en favor del SUV Q7. Esta es su historia.

Un prototipo muy llamativo

El Audi Avantissimo era decididamente imponente, con 5,06 metros de largo, 1,91 de ancho y 1,43 de alto. Basado en el A8 de la época, este Audi estaba propulsado por un V8 biturbo de 4,2 litros, heredado del poderoso RS 6 Avant, capaz de desatar 430 CV y un par máximo de 600 Nm.

<p>Audi Avantissimo Concept</p>

Audi Avantissimo Concept

Un propulsor que, en este Audi tan especial, se encontraba asociado a la transmisión automática con convertidor de par tiptronic de seis velocidades, a la tracción total quattro y a una suspensión neumática.

La ligera estructura de aluminio, resultado del empleo de la tecnología ASF (Audi Space Frame), ya adoptada en modelos como el A8 y el A2, confería al Avantissimo una rigidez excepcional, combinada con un peso reducido. 

¿Innovaciones? Contaba con faros especiales, equipados con un sistema que los inclinaba 45 grados durante su funcionamiento para mejorar la visibilidad. Sin embargo, cuando no se utilizaban, los faros volvían a su posición horizontal. 

El portón trasero también podía abrirse electrohidráulicamente hasta un ángulo de 70 grados por control remoto. Y bajo la zona de carga, un cajón extraíble ofrecía 70 litros adicionales de espacio, mientras que un piso deslizante permitía optimizar cómodamente el reparto de la carga.

Lo último en tecnología

El interior del Avantissimo contaba con asientos traseros ajustables individualmente que podían adoptar una posición reclinable similar a la de un asiento de primera clase en un avión. Además, la altura de los reposabrazos podía personalizarse para cada pasajero, garantizando un confort verdaderamente a medida.

<p>Audi Avantissimo, gli interni</p>

Audi Avantissimo, el interior

Para ir finalizando, el techo integraba células fotovoltaicas que proporcionaban energía para la ventilación auxiliar del vehículo cuando el motor estaba apagado, mientras que también se equipaba la última evolución del sistema MMI (Multi Media Interface), para gestionar las funciones principales del coche.

A pesar de su atractivo y sus innovadoras características, el Audi A8 Avantissimo no pasó de ser un prototipo. De hecho, la creciente popularidad de los SUV a principios de la década de 2000, llevó a Audi a centrar sus recursos en otros modelos, por lo que el proyecto del familiar de lujo se aparcó en favor del más versátil Q7, que fue un éxito comercial inmediato.

Galería: Audi Avantissimo (2001)