En la primera mitad de la década de 1980, la empresa estatal Alfa Romeo estaba en crisis. Esto también era evidente en muchos modelos de su gama. Un ejemplo fue el desafortunado Alfa 90: el 'Novanta' sólo se fabricó durante tres años.

Ese coche cumple ahora 40 años, ya que a partir de octubre de 1984, sustituyó al Alfetta, que se producía desde marzo de 1972. Al igual que el Alfetta, el 90 también tenía una configuración transaxle, con una caja de cambios de cinco velocidades. La carrocería fue creada por Bertone, aunque no innovó mucho en este proyecto.

Galería: Alfa Romeo 90 (1984-1987)

Tal vez fuera lo mejor, ya que el 90 resultó bastante sobrio. La sencilla parrilla de plástico gris, las líneas banales y la posición desplazada de la matrícula trasera le daban un aspecto poco armonioso. Algunos detalles, como la parte trasera más alta, recordaban al Giulietta de 1977, pero bastantes observadores lo veían más como un profundo lavado de cara del Alfetta.

En respuesta a los comentarios del público, que afirmaban que el 90 no era más que un Alfetta rediseñado, la empresa respondió de forma más o menos convincente, afirmando que Bertone había sustituido el 70% de la chapa del antiguo modelo.

En 1985, el carrocero italiano Carrozzeria Marazzi presentó una variante familiar basada en el Alfa 90. La producción en serie no llegó a materializarse y curiosamente, los pilotos procedían del Fiat Uno.

Alfa Romeo 90 (1984-1987)

A finales de los años 70, Alfa Romeo lanzó los proyectos 154 y 156 (¡no confundir con el 156 de 1997!), dos nuevos coches con propulsión trasera, que debían sustituir respectivamente al Giulietta y al Alfetta. Sin embargo, la crisis de la empresa milanesa la obligó pronto a abandonar el proyecto en favor de una nueva plataforma.

En 1982, para superar los retrasos en el desarrollo, Alfa Romeo lanzó los proyectos 162A y 162B, los futuros modelos 90 y 75, con el objetivo de reutilizar en la medida de lo posible la tecnología de los modelos comercializados en aquel momento, es decir, el Alfetta y el Giulietta.

Como sucesor del Alfetta, el 90 heredó no sólo toda la tecnología de su predecesor, incluidos los motores, sino también gran parte del chasis, algunos paneles exteriores y los marcos de las puertas. La longitud de 4,39 metros y la distancia entre ejes de 2,51 metros también se correspondían prácticamente con el modelo predecesor.

Alfa Romeo 90 (1984-1987)

La tarea asignada a Bertone de rediseñar sólo el exterior e instalar nuevas ópticas no era sencilla. El resultado final fue una berlina de líneas sobrias y angulosas, bastante anónima, pero no exenta de cierta elegancia y practicidad. Al fin y al cabo, en la parte trasera ofrecía 500 litros de maletero.

En el folleto publicitario de la época, Alfa Romeo exaltaba: "La armoniosa combinación de impresionantes prestaciones, elevado potencial de seguridad, excepcional confort y discreta elegancia caracteriza el equilibrado diseño del nuevo Alfa 90".

Había varios motores disponibles. Sólo en Italia (debido a la legislación fiscal de 2,0 litros de la época) estaban disponibles un 1,8 y un 2,0 litros, cada uno con dos carburadores dobles. La potencia alcanzaba 120 y 128 CV, respectivamente.

Alfa Romeo 90 (1984-1987)

Mercados como Alemania recibieron el motor de inyección de 2,0 litros con 130 CV, el turbodiésel de 2,4 litros de VM Motori con 110 CV y, como modelo superior, el 2.5 Quadrifoglio Oro con un bloque V6 y 150 CV, suficiente para asegurar una velocidad máxima de 205 km/h. Sólo se fabricaron 1.577 ejemplares del Alfa 90 con un 2.0 V6 y 132 CV, siendo el más popular el motor de inyección de cuatro cilindros con la misma cilindrada.

El Alfa Romeo 90 tenía una serie de características especiales. Por ejemplo, el spoiler delantero variable en función de la velocidad, diseñado para mejorar el agarre a la carretera y, por primera vez, Alfa Romeo ofrecía como opción un sistema de frenado ABS. Debajo de la guantera había un maletín extraíble: el folleto publicitario lo denominaba "portadocumentos" y por supuesto tenía cerradura de seguridad.

Alfa Romeo 90 (1984-1987)

Otra característica interesante era el 'Alfa Control System' para la supervisión constante de las nueve funciones operativas más importantes, incluido el refrigerante excesivamente caliente. Y en el modelo tope de gama de 2,5 litros, había una instrumentación LCD con grafismos inclinados hacia arriba y dirección asistida progresiva que se adaptaba en función de la velocidad.

El Alfa 90 también fue utilizado por la policía y los carabinieri italianos de la época, ya que Alfa Romeo era entonces una empresa estatal. Como en el caso del Arna, sus ventas a los cuerpos de seguridad impulsaron un poco las escasas matriculaciones.

Alfa Romeo in Uniform

Alfa Romeo 90 de los Carabinieri

Después de poco menos de tres años y una producción de 56.428 vehículos, la fabricación del Alfa Romeo 90 finalizó en julio de 1987. ¿Por qué el nombre 90, por cierto? Según Alfa, el nuevo modelo debía permanecer en el programa hasta los años noventa. Pero no fue así: tras la adquisición por parte de Fiat, en 1987 se lanzó el Alfa Romeo 164, desarrollado en colaboración con Saab, Fiat y Lancia.