Al final, el nuevo Alfa Romeo se llamará Milano. Nada de Brennero, como se especulaba, ya que el primer SUV del segmento B del fabricante italiano rendirá homenaje a la ciudad de Milán. Y es curioso que para Alfa Romeo sea un nombre que regresa.

Sí, porque la denominación 'Milano' ya se había utilizado antes, pero no en Europa. Así se llamaba el Alfa Romeo 75 para el mercado norteamericano, donde se vendió de 1987 a 1989, mientras que en Europa permaneció en el mercado de 1985 a 1993.

Diferencias en los detalles

En realidad, el 75 y el Milano eran el mismo coche, pero la versión americana se distinguía principalmente en el frontal. Para cumplir las normas de homologación estadounidenses, el Alfa Romeo tenía unos paragolpes ligeramente diferentes y más prominentes.

Por lo demás, ni el resto de la carrocería ni el interior presentaban diferencias particulares, salvo algunos tejidos utilizados específicamente en la tapicería o los paneles de las puertas de la versión estadounidense.

Alfa Romeo Milano, el 75 'americano'

Alfa Romeo Milano, el 75 'americano'

El Milano estaba disponible en acabados Plata, Oro, Platino y Verde, mientras que los únicos motores disponibles eran el 2.5 y el 3.0, ambos V6. El primero tenía 156 CV y 206 Nm de par motor, mientras que el segundo sólo podía combinarse con la versión Quadrifoglio Verde y entregaba 188 CV y 250 Nm.

Inusualmente, el Milano recibió un depósito de combustible más grande, de 67 litros (frente a los 49 litros iniciales), lo que redujo la capacidad del maletero de los 500 litros del 75 europeo a 300 litros.

El 75 'europeo'

La gama de motores del 75 era decididamente más variada. En el Viejo Continente, el Alfa Romeo se comercializaba con motores de gasolina de cuatro cilindros 1.6, 1.8 y 2.0, diésel 2.0 y 2.4, además de los ya mencionados 2.5 V6 y 3.0 V6. De los 95 CV del 2.0 turbodiésel (vendido entre 1985 y 1992), se pasó a los 192 CV del Quadrifoglio Verde comercializado entre 1990 y 1992.

Alfa Romeo Milano, el 75 'americano'

El interior del Alfa Romeo Milano

Este último permitía una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y una velocidad máxima de 222 km/h. Y no nos olvidemos del coche de carreras 75 fabricado para el Grupo N, que estaba equipado con el mismo 3.0 V6 que el Quadrifoglio y aumentaba su potencia a 204 CV gracias a una mayor presión de sobrealimentación del turbo.

Luego estaban las versiones del Grupo A3 con 280 CV y la variante del Grupo A1, la más potente de todas, con 400 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 4,87 segundos, una cifra asombrosa para este coche y su época.

Galería: Alfa Romeo Milano, el 75 'americano'