Este Bugatti Type 59 a escala que ves aquí cuesta más que muchos vehículos reales, y no sólo hablamos de los más baratos del mercado, ya que el precio de venta supera los 25.000 euros. Con ese dinero puedes comprarte un Hyundai KONA, un Audi A1 o incluso dos Dacia Sandero.

Pero este Bugatti es más arte que coche. Se trata de la última obra maestra del fabricante de modelos a escala de gama alta de Amalgam, que representa el antiguo coche de carreras tal y como era en 1935, pilotado por Jean-Pierre Wimille en el Circuito de Spa durante Gran Premio de Bélgica.

El protagonista de esta pieza es el propio Wimille, o mejor dicho, una reproducción a escala 1:8 de su imagen. Amalgam quería crear más modelos de coches de carrerras clásicos con figuras de sus pilotos por lo que ha trabajado con un estudio italiano para hacerlo realidad.

Galería: Réplica a escala del Bugatti Type 59 de Amalgam

¡Menudo clásico!

Amalgam menciona una considerable investigación sobre el piloto Wimillie como parte del proceso de desarrollo, que va mucho más allá del color de su traje de carreras. Para la creación de su maqueta, se estudió su físico su complexión e incluso su lenguaje corporal para crear una figura con una apariencia y una pose exactas, que se ajustaran a su aspecto específico para la carrera de 1935.

La empresa basó el modelo a escala 1:8 en escaneos digitales del chasis del Type 59 número 59122, actualmente propiedad del magnate de la moda Ralph Lauren. El trabajo de detalle es extraordinario, desde las ruedas de radios hasta las conexiones por cable de los frenos, pasando por la instrumentación del salpicadero, y mucho más.

Réplica del Bugatti Type 59 a escala de Amalgam

Las fotos muestran el coche clásico tanto en perfecto estado como después de la carrera; en este último caso, la suciedad y la mugre simuladas tienen un aspecto asombroso. Amalgam afirma que el proceso de desarrollo ha llevado 5.000 horas y cada modelo requiere 500 horas de construcción con miles de piezas.

Otro factor que influye en el precio de 28.020 dólares (25.800 euros al cambio) es la rareza del modelo. Amalgam sólo va a fabricar cinco unidades, por lo que es incluso más exclusivo que el coche de carreras de tamaño real que representa.

Réplica del Bugatti Type 59 a escala de Amalgam

Ya se han vendido tres y los dos restantes se fabricarán por encargo, por lo que se pueden elegir entre el estado de fábrica o el posterior a la carrera. Nos encantaría conseguir uno de estos, así que, ¿alguien nos puede prestar 25.800 euros?