Si tomas un Mercedes-AMG GT 63 S E Performance de cuatro puertas y lo haces 67 milímetros más ancho que el modelo de serie, con una sección delantera que incluye un alerón integrado y tomas de aire adicionales en la parrilla del radiador, aletas delanteras completas y extensiones de las aletas traseras (cada una con revestimientos especiales de Kevlar en los pasos de rueda), un alerón trasero de varias piezas y difusor trasero, obtendrás algo, al menos, muy llamativo.

Y ese algo tiene nombre: BRABUS Rocket 1000, que ahora se ofrece en una tirada de 25 vehículos a un precio que parte de 535.500 euros. A cambio, su afortunado propietario no sólo tendrá el estilo visual antes mencionado y un nombre mucho más pegadizo, sino que también disfrutará de un considerable aumento de las prestaciones.

El propulsor híbrido E Performance del Mercedes-AMG GT 66 S alcanza ahora los 1.000 CV. Provienen de un motor de gasolina V8 biturbo de 4,4 litros (con 796 CV), un motor eléctrico con caja de cambios de dos velocidades (con 204 CV) y una batería de iones de litio de 6,1 kWh.

BRABUS cifra el par máximo en 1.820 Nm. Sin embargo, dicha cifra debe limitarse electrónicamente a 'sólo' 1.620 Nm.

Galería: BRABUS Rocket 1000 Mercedes-AMG GT 63 S

La tracción total 4Matic+ con bloqueo del diferencial del eje trasero controlado electrónicamente se acciona a través de una transmisión deportiva automática de 9 velocidades 9G-tronic. Se puede elegir entre cambio automático o manual mediante las levas de cambio BRABUS Race Carbon en el volante.

La suspensión neumática es de serie y, en cualquier caso, el tren de rodaje del AMG GT se rebaja 20 milímetros en los dos modos de conducción disponibles: 'Confort' y 'Sport'.

De la frenada se encarga un sistema de frenos de doble circuito con discos de freno carbonocerámicos, perforados y ventilados internamente (420 mm delante, 380 mm detrás). ¿Las llantas? Son forjadas de cinco radios, con discos aerodinámicos de carbono visibles. Miden 21 pulgadas en el eje delantero y 22 pulgadas en el trasero.

BRABUS Rocket 1000 Mercedes-AMG GT 63 S

Por último, debemos hablar de las prestaciones oficiales. El preparador dice que el Rocket 1000 acelera de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos. Esto la haría 0,3 segundos más rápido que el modelo estándar.

BRABUS Rocket 1000 Mercedes-AMG GT 63 S

Los 200 km/h se alcanzan en 9,7 segundos y los 300 km/h en 23,9 segundos. Como en el X290 (la denominación interna de Mercedes-Benz), la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 316 km/h.

BRABUS Rocket 1000 Mercedes-AMG GT 63 S

Por cierto, BRABUS da unas cifras de consumo de combustible de 9,6 litros cada100 km y 13,9 kWh cada 100 km. El valor de emisiones es de 218 g/km de CO2 y se dice que la autonomía eléctrica es de 13 km, según el ciclo de homologación WLTP. Pero llegado el caso ¿a alguien le importan estas cifras? Sinceramente, pensamos que no.