La última generación del Toyota Camry desembarca en Europa, y reafirma la apuesta de la marca nipona por las berlinas. Con un planteamiento más dinámico y eficiente, este modelo puede poner en aprietos a los nuevos Skoda Superb y Volkswagen Passat, sin olvidar al Citroën C5 X y Peugeot 508.

En su exterior, el nuevo Toyota Camry muestra unos faros delgados y curvos, similares a los empleados en los Toyota C-HR y Prius, que refuerzan su anchura y le otorgan un aire más deportivo. De perfil, presenta unas líneas muy marcadas y llantas bitono de gran tamaño, mientras que la zaga luce modernos pilotos en forma de 'C'.

Al acceder al interior, el representante japonés nos recibe en un ambiente más lujoso. El protagonismo recae sobre la pantalla central de 12,3 pulgadas, con navegación en la nube e información en tiempo real. No faltan las actualizaciones OTA, asistente de voz inteligente ni el sistema Toyota Smart Connect+.

Por supuesto, dispone de conexión inalámbrica con Android Auto y Apple CarPlay, un cargador de inducción y hasta cinco tomas USB. Puede incorporar una instrumentación digital de 12,3 pulgadas (de serie tiene otra de 7 pulgadas), equipo de audio JBL Premium con nueve altavoces e incluso una llave digital.

Nuevo Toyota Camry 2024

El apartado técnico es uno de los más interesantes del nuevo Toyota Camry. La inclusión de la mecánica híbrida de quinta generación, con una nueva batería de iones de litio, permite aumentar la potencia: el 2.5 Hybrid rinde 231 CV frente los 218 de su predecesor.

Gracias a ello, la aceleración de 0 a 100 km/h pasa de 8,3 a 7,9 segundos. Pero aquí viene lo mejor, ya que al trabajar a menos revoluciones, ofrece un funcionamiento más silencioso, reduce las emisiones y el gasto de combustible: consume 5,1 litros cada 100 km, según el ciclo WLTP.

Nuevo Toyota Camry 2024

Todo este trabajo en el apartado de las prestaciones no serviría de nada sin un comportamiento a la altura. Por ello, la marca incorpora una suspensión de nuevo diseño: McPherson en el eje delantero y doble horquilla detrás.

Por último, la seguridad ha sido una de las máximas preocupaciones del fabricante. Este modelo recibe los sistemas de asistencia T-MATE y la tercera generación del Toyota Safety Sense. Cuenta con un nuevo radar y cámara, además de funciones ampliadas; reconoce un mayor número de peligros, y el sistema precolisión permite controlar el tráfico en varios carriles.