Era cuestión de tiempo que un todoterreno tan especial como el Suzuki Jimny tuviese su correspondiente copia china. El Baojun Yep ejerce ese papel de clon a partir de un diseño ciertamente cercano al del 4x4 japonés. 

En concreto, su carrocería de tres puertas mide 3,38 metros de longitud, así que es aún más corto que el propio Jimny (3,48 m). Eso sí, carece de los mismos argumentos 'off road', pero a cambio en su país se vende muy barato. 

Por lo tanto, es un vehículo pensado para aquellos que quieran un coche asequible con la estética de un verdadero todoterreno. Seguro que en España ese argumento de compra calaría bastante entre muchos potenciales clientes. 

Galería: Baojun Yep 2023

Imagen 4x4 y etiqueta 0

Frente al Jimny de gasolina con 102 CV (motor atmosférico de 1,5 litros), el Yep es un vehículo 100% eléctrico, que disfrutaría de la etiqueta 0 de la DGT en nuestro país. Al contar con un único motor (68 CV), carece de tracción total y, obviamente, tampoco cuenta con una reductora. 

La batería LFP asociada tiene una modesta capacidad de 28,1 kWh y el coche declara una autonomía homologada de 303 km, aunque entendemos que es un dato obtenido bajo el ciclo chino CLTC. 

Desde el punto de vista estético, nos gustan los voluminosos paragolpes con estilo campero, así como los faros con cuatro franjas LED, las llantas bicolor y las protecciones de material plástico por todo el perímetro inferior de la carrocería. En la zaga no hay una rueda de repuesto anclada al portón, pero no la vemos necesaria, ya que el coche no pisará mucho campo. 

Alternativa a los urbanos tradicionales

No sé tú, pero nosotros estamos convencidos de que un coche así tendría una buena aceptación en España como alternativa a los urbanos eléctricos convencionales. Calificábamos antes el Baojun Yep como barato y es que, en su país, cuesta el equivalente a 10.900 euros. 

¿Te imaginas que en España estuviese por debajo de los 23.000 euros de 'nuestro' Jimny Pro? Pese a no ser un 4x4, alguna que otra venta quitaría al Suzuki original. En fin, lo que está claro es que hay muchos coches 'extranjeros' que calarían bien en nuestro país y nosotros deseamos verlos en los concesionarios. Ahora ya les toca mover ficha a las marcas.