El Volkswagen Escarabajo es uno de los automóviles más importantes de Brasil... y del mundo. En el país sudamericano, su historia se divide en dos fases, sin contar su época importada o el montaje CKD en la factoría de Ipiranga, São Paulo (SP), antes de que la empresa alemana abriera su fábrica en São Bernardo do Campo (SP). 

De enero de 1959 a diciembre de 1986, el Volkswagen Escarabajo se produjo en Brasil sin interrupción, incluso cuando dejó de fabricarse en Alemania a mediados de la década de 1970.

Con la llegada de diseños más modernos al mercado americano, como el Fiat Uno y, años más tarde, el propio Gol, el Volkswagen Escarabajo perdió cuota de mercado y dejó de producirse. Pero eso duró hasta 1993, cuando volvió a producirse en la misma fábrica en la que se había ensamblado durante décadas.

VW Fusca Itamar 001 (1993)

La búsqueda de Itamar Franco de un coche popular

A finales de 1992, Itamar Franco asumió la presidencia de Brasil tras la destitución de Fernando Collor, curiosamente el hombre responsable de la apertura de las importaciones a Brasil en 1990. Itamar encontró un país en crisis y empezó a buscar soluciones para estimular la economía y la industria. Como incentivo al automóvil se crearon los coches populares.

Los representantes de la industria pidieron a Itamar Franco incentivos para producir más coches. El VW Escarabajo podía aparecer como el más barato del país y acelerar las ventas y la producción, pero el programa de coches populares fue más allá.

En aquella época, cuatro marcas tenían fábricas en Brasil: Fiat, Chevrolet, Ford y Volkswagen, esta última en la época de Autolatina, un sindicato válido para Sudamérica. Básicamente, los incentivos eran un impuesto de apenas un 0,1% para motores de hasta 1.000 cm3 y, aun así, el VW Escarabajo consiguió ser incluido en la propuesta porque había sido solicitado por el propio Itamar Franco, incluso con el motor de 1.600. 

VW Fusca Itamar 001 (1993)

La competencia comenzó a aprovechar los incentivos, firmados en febrero, en abril de 1993, con el Fiat Mille, el Chevrolet Chevette Junior, el Ford Escort Hobby y, dentro de la propia VW, el Gol 1000. Los precios debían ser inferiores a 7.200 dólares, lo que calentó el mercado (como el VW Escarabajo, la Kombi también se benefició del incentivo, incluso con un motor más grande, debido a su diseño más antiguo). 

El VW Escarabajo Itamar, sus competidores y las luchas internas

La ingeniería de Volkswagen tenía que correr. Toda la maquinaria del Volkswagen Escarabajo ya había sido desmantelada y parte vendida a la industria de accesorios tras su desaparición en 1986, lo que provocó una sacudida dentro de la empresa.

El VW Escarabajo Itamar se presentó el 23 de agosto de 1993, meses después que sus competidores, incluido el propio Gol 1000. Ese día, Itamar Franco utilizó un Volkswagen Escarabajo plateado, chasis 001, para desfilar por la fábrica de São Bernardo do Campo. 

VW Fusca Itamar 001 (1993)

El Volkswagen Escarabajo tenía una competencia más moderna. La ingeniería recalibró el VW Escarabajo 1600 atmosférico, con doble carburador y catalizador, lo que obligó a cambiar la posición del escape.

Lanzado inicialmente sólo alimentado con etanol, tenía 58,7 CV (4.300 rpm), con una caja de cambios de cuatro velocidades y propulsión trasera. Los elementos de seguridad incluían frenos hidráulicos de doble circuito, discos de freno delanteros, barras estabilizadoras delanteras y traseras, parabrisas laminado y neumáticos radiales. 

En el interior, el VW Escarabajo tuvo que recibir cambios en los anclajes de los asientos, que ahora procedían del Gol, y cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje retráctiles automáticamente.

Elementos como un nuevo volante y cambios en tejidos y materiales también marcaron el VW Beetle Itamar. Asimismo, recibió nuevos cierres de puertas, capó y maletero, un limpiaparabrisas de dos velocidades y un refinamiento en su construcción, con el chasis y la carrocería pintados juntos y un mejor aislamiento acústico y térmico. La propia producción se modernizó y mejoró, aunque conservó gran parte de lo que había sido hasta el final de su primera fase. 

VW Fusca Itamar 001 (1993)

El VW Escarabajo Itamar 001

El chasis 001 de esta nueva fase del VW Escarabajo, apodado VW Escarabajo Itamar, está almacenado en la fábrica de Volkswagen en São Bernardo do Campo. Nunca fue matriculado y pocas personas lo han conducido desde entonces.

Desde el 23 de agosto de 1993 hasta la actualidad, ha recorrido unos 340 km y tuve el privilegio de poder dar una vuelta con este coche, aunque fuera dentro de la enorme fábrica de la marca. 

Además de las diferencias mencionadas, esta unidad cuenta con algunos extras opcionales, como los paragolpes engomados y los faros oscurecidos. Con su motor alimentado con alcohol, arranca con bastante facilidad y todos sus mandos y componentes están en perfecto estado. De base, costaba 7.200 dólares, pero hoy es un coche de valor incalculable por su importancia histórica. 

VW Fusca Itamar 001 (1993)

Tiene todas las peculiaridades de un VW Escarabajo. Los pedales en el suelo, la caja de cambios de cuatro velocidades y el puesto de conducción han sido siempre señas de identidad del VW Escarabajo a lo largo de su historia.

Los ruidos e incluso los olores nos transportan al pasado, que, aunque el Itamar está modernizado, conserva el aire clásico de la época. La ficha técnica indica un 0 a 100 km/h en 14,5 segundos, con una máxima de 140 km/h, y un consumo de 12,3 litros cada 100 km en ciudad y 9,2 litros cada 100 km en carretera, cifras superiores a las del popular 1.0, pero que a cambio el VW Escarabajo daba mejores prestaciones. 

Pero se puede entender dónde perdió terreno el VW Escarabajo frente a diseños más nuevos. Algunos de ellos ya disponían de inyección electrónica de combustible, un sistema de funcionamiento y uso más estable, así como aprovechamiento del espacio, como un auténtico maletero, y los propios mandos eran más fáciles y suaves de conducir. Y el precio del VW Escarabajo no era muy diferente del de los demás. 

Mercado, concesionarios y el final definitivo en 1996

El VW Escarabajo Itamar volvía a tener vida útil y muchas unidades que producir. La previsión era de 100 unidades al día, 20.000 al año, pero los concesionarios ya tenían el Gol, que era el líder del mercado en ese momento y era un producto más actual, moderno e interesante que el VW Escarabajo. En aquel momento, ya se hablaba de que duraría tres años y 50.000 unidades de producción, sobre todo después de que el incentivo llegara a otros modelos.

De hecho, el 11 de julio de 1996, el VW Escarabajo llegó definitivamente a su fin, con 47.700 unidades fabricadas en esta nueva era. El VW Escarabajo se mantuvo en producción en México hasta el 30 de julio de 2003. En cifras, el VW Escarabajo brasileño produjo 3.321.251 unidades en la primera fase, 47.700 en la segunda y, con el fin en México, 21.529.464 unidades en todo el mundo.