El impacto ambiental de un coche no sólo se evalúa por sus emisiones durante la conducción. También hay que tener en cuenta toda la producción del vehículo y qué materiales se utilizan para fabricar sus principales componentes.

En este último punto, un peso específico importante lo tiene sin duda el interior, que los fabricantes cuidan cada vez más no sólo en términos de diseño, sino también de sostenibilidad.

Hasta hace unos años, este aspecto era principalmente una cualidad exclusiva de los prototipos, pero ahora también está presente en los modelos de producción más recientes. He aquí, pues, algunos de los interiores más 'verdes'.

De la impresión 3D a los residuos

Empecemos por el plástico, que en muchos casos sigue siendo indispensable para las marcas. La impresión 3D adoptada por CUPRA utiliza polímeros reciclados de procesos de impresión anteriores. 

CUPRA en la Semana del Diseño de Milán 2023

Impresión 3D de CUPRA

Además, la impresión también se utiliza para los tejidos de los asientos, lo que reduce el desperdicio de material y crea texturas distintivas. Los nuevos materiales adoptados van en la dirección de la sostenibilidad, sustituyendo el cuero natural por microfibra fabricada principalmente con poliéster reciclado.

También está el ejemplo de Callum, una agencia de diseño e ingeniería que reconfiguró el interior de un Porsche 911 antiguo utilizando residuos alimentarios. Estos materiales, combinados adecuadamente con otros elementos, pueden aportar las mismas cualidades de resistencia y ductilidad que la tapicería convencional.

Por ejemplo, en ese trabajo se utilizaron cáscaras de huevo y otros residuos como arroz caducado, lentejas y granos de café, sustituyendo los plásticos convencionales del salpicadero por soluciones innovadoras.

Material obtenido de cáscaras de huevo

Material obtenido de cáscaras de huevo

Elementos inusuales, como zanahorias moradas, se utilizan para dar color a los asientos y otras partes del habitáculo, mientras que hojas de árbol recicladas crean superficies oscuras que pueden sustituir a las inserciones de madera.

Los Volvo, por su parte, utilizan para el interior de cuero un material llamado Nórdico, obtenido de reciclaje de botellas PET, material procedente de bosques sostenibles de Suecia y Finlandia, y corchos derivados de la industria vinícola.

Botellas PET y corcho

El Mazda MX-30 ofrece igualmente una gama de materiales innovadores y sostenibles, desde cuero vegano hasta fibras derivadas del reciclado de botellas PET y corcho, un material transpirable.

En comparación con el caucho, el corcho es una opción más sostenible porque el alcornoque tiene una corteza que se regenera, lo que significa que una vez despojado de su capa exterior vuelve a surgir otra sin sufrir ningún efecto secundario negativo.

Volvo C40 Recharge

Tejido Nórdico del Volvo C40 Recharge

Y luego está el Skoda Enyaq, el primer modelo totalmente eléctrico de la compañía checa, que utiliza tapicerías fabricadas con botellas de plástico recicladas. Con un gran compromiso con la sostenibilidad, el acabado Design Selection Lodge utiliza nada menos que 318 botellas de poliéster para elementos interiores como las alfombrillas, los paneles laterales del maletero, las tapicerías de los asientos y el recubrimiento del salpicadero.

Volkswagen ID. Buzz

Interior del Volkswagen ID. Buzz

Skoda Enyaq iV

Interior con plásticos reciclados del Skoda Enyaq iV

Por último, manteniéndonos dentro del Grupo Volkswagen, mencionamos los interiores de los ID.3, ID.4, ID.5, ID.7 e ID. Buzz. Todos los coches eléctricos de la marca de Wolfsburgo emplean el tejido Seaqual, compuesto por un 10% de residuos marinos y un 90% de redes de pesca recicladas.

El ID. Buzz es uno de los modelos más 'verdes' de toda la gama, ya que para la tapicería de cada habitáculo se utilizan 63 botellas PET de 500 ml recicladas. Por no hablar de que el techo está hecho de poliéster reciclado, mientras que el plástico reutilizado también se utiliza para algunos componentes de los bajos.