El coche eléctrico será realmente para todos cuando el mercado ofrezca modelos asequibles; esa es la opinión generalizada. Eso y que la red de recarga sea suficiente como para asegurar una movilidad real.

Pero volviendo al tema del precio, los coches eléctricos asequibles están lejos de ser una realidad hoy en día, como demuestran los planes de los fabricantes, que nos invitan a esperar un par de años como mínimo para que ciertas tecnologías y soluciones técnicas (ambas necesarias para bajar los precios) estén 'maduras' y sean escalables.

Y por supuesto, todo con un ojo puesto en la normativa Euro 7, que se ha vuelto menos estricta para turismos y vehículos comerciales ligeros de combustión. Un cambio de rumbo acordado en el marco de la UE, interesante para seguir comprando modelos de combustión a precio razonable, pero que ha desencadenando una peligrosa reacción en cadena...

La vida de los coches urbanos se alarga

El hecho es que los fabricantes de automóviles tenían previsto dejar de vender coches pequeños a finales de la década por los costes de desarrollo y fabricación asociados a los nuevos límites de contaminación, que habrían hecho subir su precio hasta el punto de hacerlos poco rentables.

Pero ahora que los países de la UE han acordado mantener las pruebas de emisiones sin cambios a partir de Euro 6, el escenario está cambiando y los coches urbanos y utilitarios de gasolina podrán seguir en el mercado durante más tiempo.

Citroën e-C3 (2024)

Citroën e-C3: coche eléctrico desde unos 23.000 euros

En consecuencia, se reduce la urgencia de introducir alternativas de cero emisiones en los segmentos A y B. Y así lo recogen ya algunos medios de comunicación alemanes, por ejemplo.

Coches eléctricos baratos en camino

Es el caso de Auto motor und Sport, medio donde se afirma que Volkswagen habría decidido aplazar la producción del ID.2, inicialmente prevista para 2025 y ahora retrasada hasta mayo de 2026.

Volkswagen ID.2all, la piattaforma MEB Entry

La plataforma MEB 'Entry' de Volkswagen para coches compactos

La razón es sencilla: el Polo actual en Alemania se vende desde 22.000 euros (en España es bastante más caro: 24.665 euros). Así las cosas, al llegar al mercado, el precio estimado para el ID.2 debería partir de 25.000 euros. Por tanto, sería un 10% más caro. Con esta diferencia, está claro que si el Polo puede seguir vendiéndose con una Euro 7 menos estricta, no hay prisa por el ID.2.

Y si ya circulan rumores alrededor de Volkswagen, los demás fabricantes, de Stellantis a Renault, que por el momento confirman todos los programas anunciados, podrían seguir la misma línea a corto plazo y aplazarlos también.

Eso sí, insistimos: por ahora, no es el caso. Se espera que Stellantis, después del ë-C3, dé a luz a toda una serie de pequeños coches a batería encabezados por el ya esperado Panda. 

Tesla Model 2, il render di Motor1.com

Tesla Model 2, el render de Motor1.com

La firma del rombo, por su parte, responderá con los Renault 5, Renault 4 y Twingo. Y luego están todos los demás, con Tesla a la cabeza, que está ampliando sus fábricas para iniciar la producción del Model 2.

Galería: Citroën e-C3 2024