No resulta extraño ver familias a bordo de furgonetas compactas. Se trata de una solución perfecta para aquellos que necesitan mucho espacio en un vehículo de apenas 4,40 metros de longitud. Y encima suelen ser más baratas que los SUV compactos, a cambio, eso sí, de no poder presumir en el apartado estético. 

Hace unos años, la Citroën Berlingo copaba nuestro mercado pero, al igual que la Peugeot Rifter y la Opel Combo, dejó de venderse con motores térmicos y esa fue la causa de su bajada drástica de ventas. Al fin y al cabo, la variante eléctrica no está pensada para viajar por su limitada autonomía de 283 km homologados. 

Curiosamente, la Toyota Proace City Verso, basada precisamente en ese trío de modelos, sí puede comercializarse con propulsores de gasolina y diésel, ya que su gama híbrida le permite cumplir con la media obligatoria de emisiones contaminantes. Jugada maestra la de la marca japonesa.

Galería: Toyota Proace City Verso Family, a prueba

Motor no exento de polémica

¿Y cuánto cuesta la opción más barata? 26.500 euros. A cambio, te llevas a casa este vehículo con un motor turbo de gasolina de 1,2 litros y 110 CV, asociado a una caja manual de seis marchas. Sí, es el polémico bloque que tuvo problemas con la distribución por la correa bañada en aceite, pero esa grave incidencia ya debería estar subsanada. 

La 'furgo' consume 6,6 litros cada 100 km, acelera de 0 a 100 en 11,5 segundos y llega a 174 km/h. Hay una alternativa diésel de 130 CV, pero cuesta 3.000 euros más (29.500 euros), así que sólo se le sacaría provecho en el caso de hacer muchos kilómetros al año.

El maletero de la Toyota Proace City Verso dispone de 597 litros, nada menos, y los tres asientos traseros cuentan con prácticamente la misma anchura, así que la plaza central es mucho mejor que la de cualquier SUV, si exceptuamos el Citroën C5 Aircross.  

Muy bien equipado

El acabado Active incluye de serie sensores de alumbrado y lluvia, ventana practicable en el portón trasero, retrovisores eléctricos, dos puertas correderas, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara de asistencia al estacionamiento y sistema multimedia con pantalla central de 8 pulgadas, entre otras cosas. 

Además, la dotación de seguridad es propia de un buen turismo, con control de presión de los neumáticos, lector de señales de tráfico, ayuda al arranque en cuesta, control de crucero adaptativo, alerta por cambio involuntario de carril o luces largas automáticas.