En total, se analizarán casi 220.000 modelos producidos entre 2013 y 2017.

Si tienes un Peugeot, Citroën o DS equipado con el motor de gasolina PureTech de 1,2 litros y tres cilindros, con 110 o 130 CV, fabricado entre marzo de 2013 y abril de 2017, posiblemente deberás acudir a un taller oficial por una llamada a revisión. 

En total, son alrededor de 220.000 los modelos afectados. El problema viene de la correa de distribución, que se desgasta prematuramente. Otro contratiempo es que la culata del propulsor se ensucia con facilidad, lo que puede provocar una rotura mecánica en los casos más graves.

Galería: Prueba Citroën C4 2021

Por lo tanto, es muy importante que, aunque no hayas recibido una notificación oficial al respecto, te pongas en contacto con el concesionario oficial más cercano para que actualicen la centralita electrónica y comprueben la anchura de la correa. 

Desde diciembre, el Grupo PSA está informando a los propietarios por correo ordinario y, además, envía un recordatorio 30 días después de la carta inicial, además de otro 60 días después del primer aviso. 

Prueba Citroën C4 2021

En el caso de los vehículos de segunda mano (que han cambiado de manos), se invita a los actuales propietarios a ponerse en contacto con un concesionario. Suponemos que dando el número de bastidor será suficiente para saber si el vehículo debe pasar o no esa revisión de seguridad.  

Si este es el caso, el taller se hará cargo del coche. El arregló durará una hora, aunque si tienen que cambiar la correa de la distribución, el proceso se alargará algo más. Pero no te preocupes, porque el Grupo PSA ha previsto préstamos de automóviles de sustitución a clientes para cualquier intervención superior a las dos horas.

Con el fin de evitar nuevos 'sustos', la multinacional francesa ha cambiado el plazo de sustitución de la correa de distribución, pasando de 180.000 kilómetros o diez años (lo que sucediera primero) a 100.000 kilómetros o seis años. 

Además, Peugeot, Citroën y DS recomiendan que los clientes que conducen menos de diez kilómetros al día y no alcancen los 15.000 kilómetros al año, cambien el aceite de sus coches anualmente.