En estos últimos tiempos seguro que has visto coches por la calle y te has parado a pensar, ¿qué marca es esa? La gran mayoría, son coches chinos. Hasta hace pocos años no los habíamos visto por las carreteras y ahora cada día te encuentras uno por lo menos. Los precios tan asequibles son una de las grandes ventajas de este 'boom' que estamos viviendo hoy en día.

La inflación de los precios ha tenido una repercusión directa sobre el mercado de vehículos en España. Cada vez es más complicado conseguir a un buen precio un vehículo europeo, americano, japonés e incluso surcoreano. En cambio, la venta de coches chinos cada vez es mayor y aquí te vamos a explicar a qué se debe.

Galería: Las novedades de Aiways para 2023

Evolución de ventas de coches chinos en España

La venta de los vehículos chinos en España en 2020 era prácticamente nula y la firma que más ventas tuvo fue DFSK con únicamente 118 coches matriculados en España. En sólo dos años esta situación ha cambiado radicalmente y han llegado marcas como MG, Lynk & Co, e incluso la propia DFSK, para quedarse. Las ventas de estas tres marcas, sumadas a SWM, Aiways y DR Automobile, han aumentado un 5034,80% en solamente dos años.

En los tres primeros meses de 2023, estos números siguen su curso con 5.700 unidades vendidas entre todas estas marcas. Además, se añade otra firma como es BYD, que ha llegado a España este mismo año y ofrece tres modelos ya disponibles en el mercado. Llegados a este punto, ¿por qué se están vendiendo tantos coches chinos?

BYD SEAL

Pros y contras de los coches chinos

Pues es sencillo, precios asequibles y bien equipados. Los costes de los coches europeos se han disparado y este mercado emergente es el que ofrece mejores tarifas actualmente. Además, el diseño de los vehículos es moderno, utilizan tecnología de última generación y la gran mayoría son modelos de tipo SUV, adecuados al gusto del mercado español (y europeo).

A todo esto se suman los motores, tanto de combustión como eléctricos, que cumplen con las emisiones de CO2 y los estándares de seguridad aprobados por la Unión Europea. La conclusión es que comprar un coche chino hoy en día te garantiza una calidad suficiente para estar seguro de tu inversión.

Aunque siempre hay argumentos positivos, ahora toca hablar de los negativos. Uno de los que más puede asustar es el poco recorrido que tienen en el mercado europeo. Estos coches llevan pocos años en las calles y todavía no se han podido ver los problemas que pueden tener a la larga. Además, en algunos casos, una vez dentro del vehículo, la calidad de los acabados es mejorable en algunos casos, así como el funcionamiento de los sistemas multimedia.

Finalmente cabe destacar los pocos concesionarios que hay actualmente y, por ende, talleres oficiales, en el caso de algunas marcas. Esto puede resultar una molestia cuando se quiera llevar el vehículo a pasar la revisión o a arreglarlo a la casa oficial. Aunque por el nivel de ventas que está habiendo, estos números irán subiendo y dentro de poco no será un inconveniente.

Como conclusión, los coches chinos son una realidad y se entiende el incremento del número de ventas que tenemos año a año. En los venideros, cada vez veremos más por las calles y quién sabe cuántas nuevas marcas más se unirán a esta 'fiesta'.