Para afianzar el éxito de CUPRA dentro de los SUV compactos, en 2024, la marca española sumará el Terramar en esta categoría, un modelo que acompañará al superventas Formentor, cuyo restyling está previsto para 2025. 

Puede que estés pensando que se trata de un todocamino 100% eléctrico, pero no es así. Ese papel lo jugará el Tavascan, al que podríamos considerar el 'alter ego' del Volkswagen ID.5, aunque lógicamente con un diseño propio y una puesta a punto algo más deportiva. 

Volviendo al Terramar, es un vehículo que dispondrá de opciones de combustión y también híbridas enchufables (con unos 100 km de autonomía eléctrica), de ahí el interés generado no solo en España, sino también en muchos países europeos. 

Galería: CUPRA Terramar, render de Motor1.com

Morro de tiburón

El coche mide 4,5 metros de longitud y podría sorprender por calidad y tecnología, ya que compartirá sede de producción con el nuevo Audi Q3 en la planta húngara de Gyor. Ambos modelos partirán de la plataforma MQB Evo y posiblemente tengan bastantes cosas en común, sobre todo en ámbitos como los asistentes a la conducción o los motores.  

Sin duda, la estética del Terramar jugará un papel fundamental, ya que mostrará la evolución del lenguaje de diseño de CUPRA. Tal y como puedes ver en las primeras fotos oficiales del coche y en nuestro render, el coche presentará un capó largo y un morro de tiburón, caracterizado por una gran toma de aire inferior y la ausencia de una parrilla central.

Galería: CUPRA Terramar, presentación en su fabrica

Posible pilar de ventas

Desde luego, el Terramar supondrá una apuesta más decidida que el Ateca, un SUV al que CUPRA no ha considerado ampliar su gama mecánica, de ahí que sea un modelo de nicho con 300 CV, caja DSG y tracción total 4Drive. 

¿Se convertirá el Terramar en un pilar de ventas junto con el Formentor? Debería, pues se encuadra en un nicho de mercado con mucha demanda y además ofrecerá un mayor espacio interior y un maletero más grande respecto a su 'hermano'. 

Será interesante conocer el interior del Terramar y comprobar si se separa del diseño que ofrecen las cabinas de SEAT para convertirlo en un vehículo aún más aspiracional. De lo que no cabe duda es que el todocamino español tendrá un tacto dinámico divertido y aguerrido. ¡Ojalá no se vaya mucho de precio!