La década de 1990 fue un gran periodo en la industria del automóvil, no sólo por el diseño, que en algunos casos alcanzó cotas muy altas, sino también por el crecimiento tecnológico y de rendimiento que hizo que muchos coches, especialmente utilitarios y compactos, pasaran de ser meros medios de transporte a convertirse en modelos potentes, deportivos y divertidos. Incluido el Opel Astra.

La segunda generación del superventas alemán fue presentada en el año 1998 y, aunque puede que no sea recordada como la más llamativa e interesante de todas, fue la que ofreció la gama más rica e introdujo importantes novedades en materia de motores, además de estrenar la gama OPC de altas prestaciones de Opel, que ofrecería interesantes modelos durante los 20 años siguientes.

Galería: Opel Astra G (1998-2006)

Salto de calidad

La historia del Opel Astra se desarrolló directamente a partir de la del Kadett, de hecho es su continuación directa, diferenciándose en el nombre debido al deseo de rejuvenecer un poco la imagen del modelo y hacerlo un poco menos teutón.

Por ello, las primeras generaciones están marcadas con la letra F (1991) y G (1998), continuando la secuencia del Opel Kadett que se detuvo en la quinta generación y la letra E.

Opel Astra 1998

Opel Astra de 1998

Sin embargo, el Opel Astra F no sólo supone un cambio de imagen y estilo, sino que realmente marca un nuevo comienzo, acompañado de un récord de producción y ventas. La única forma de mejorarlo era elevar la calidad y ofrecer una gama aún más amplia, y sobre esta premisa nació el Astra G.

Las innovaciones empezaban por el chasis: fue el primer Opel con carrocería totalmente galvanizada y un bastidor diseñado para mejorar la seguridad denominado DSA (Dynamic Safety Action), así como el primero con un sistema de iluminación mejorado con faros de alta potencia que ofrecían un 30% más de luminosidad. En 1999 también llegó el ESP, el sistema de control electrónico de estabilidad.

Boceto del Opel Astra de 1998

Boceto del Opel Astra de 1998

Diseñado como... dinosaurios

La peculiaridad más curiosa que acompañó al desarrollo del Astra es el diseño digital con modelos en 3D creados con el nuevo programa Alias, un software creado inicialmente para la industria del cine de animación y no animación, y que también se utilizó para hacer los dinosaurios de la película Parque Jurásico original.

Aunque las formas no parecen más aerodinámicas y eficientes que las de muchos otros coches de la época, en realidad sí lo eran. El Astra G ostentaba un coeficiente aerodinámico de 0,29 que era, en el momento de su lanzamiento, uno de los mejores del mercado, y unas líneas sencillas tras las que se escondía un preciso estudio de volúmenes.

Opel Astra, gama 1998

Gama Opel Astra en 1998

Gama muy completa

La carrocería básica era un inédito 'dos puertas y media' con una longitud de 4,11 metros, unos 6 cm más que su predecesor, sobre la que se desarrollaron las variantes de tres y cinco puertas, que presumían de un maletero con una impresionante capacidad de 370 litros. Pronto la gama se amplió con el wagon (familiar) y la berlina de tres volúmenes (no para todos los mercados), de casi 4,30 metros de longitud.

Del familiar también se derivó una versión comercial, el Astra Van, con sólo dos puertas. La familia, sin embargo, estaba destinada a ampliarse aun más con la llegada de al menos tres modelos adicionales unos años más tarde.

Opel Astra Coupé 2000

Opel Astra Coupé 'Bertone' de 2000

Los deportivos 'firmados' por Bertone y el Zafira

En el año 2000 se lanzó el primer modelo totalmente nuevo que enriquecía la familia Astra: el Astra Coupé, realizado en colaboración con Bertone, que no solo diseñó el coche, sino que también construyó la carrocería en su planta de Grugliasco. Le siguió el Cabrio, un descapotable tradicional con la clásica capota blanda, que debutó más de un año después.

Opel Astra Cabrio 2001

Opel Astra Cabrio de 2001

Mientras tanto, también en el 2000, Opel lanzó otro modelo nuevo y en parte revolucionario que, a pesar de no formar parte oficialmente de la gama Astra, derivaba técnicamente de ella y completaba su oferta en el segmento C.

Se trataba del Opel Zafira, un monovolumen compacto de 4,32 metros de largo, construido sobre la misma plataforma que el Astra, que también fue uno de los primeros de esta categoría en ofrecer siete plazas.

Opel Zafira 2000

Opel Zafira de 2000

Los motores: de la escalada diésel al gas natural

En cuanto a motores, el Astra G será recordado sobre todo por la variedad de ofertas y tecnologías: debutó con una familia de gasolina Ecotec que iba desde un 1.2 de 65 CV a un 2.2 de 147 CV, pasando por los 1.6, 1.8 y 2.0, todos de 16V. A ellos se unen los turbodiésel 1.7 TD y 2.0 16V TD, ambos con árbol de levas simple.

Ya en 1999, de hecho, ambos fueron actualizados con nuevas culatas e inyección directa, elevando la potencia de 68 a 75 CV en el primer caso y de 82 a 101 en el segundo, bajando también las revoluciones y mejorando el par. Con esta evolución recibieron las siglas DTI.

Entre 2002 y 2003, con el modelo cerca del final de su carrera (que duró todavía tres años más) llegó el segundo paso: mientras que en el tope de la gama diésel llegó un 2.2 DTI con 125 CV, el 1.7 CDTI inauguró el primer sistema de inyección 'common rail', con 80 CV pero también menor consumo y mejor respuesta.

Opel Astra SW GNC 2003

Opel Astra SW CNG de 2003

Ese mismo año debutó en el segmento de gasolina el 1.4 Twinport, equipado con un sistema de control de válvulas que aumentaba la potencia de 100 a 103 CV, pero sobre todo reducía significativamente el consumo de combustible.

Además, en 2003, Opel introdujo la primera versión 'monovalente' de GNC en el Astra SW (y en el Zafira), es decir, con gas como suministro principal de combustible y el depósito de gasolina reducido a 15 litros. Propulsado por un 1.6 16V optimizado, entregaba 97 CV y prometía 370 kilómetros de autonomía a gas.

Opel Astra OPC 2001

Astra OPC

El Astra G es también el modelo que bautizó la nueva división deportiva, llamada Opel Performance Center o más simplemente OPC: dirigida por Volker Strycek, debutó con el Opel Astra OPC de 1999, un tres puertas propulsado por una variante del 2.0 16V de hasta 160 CV y producido en edición limitada.

Pero esto fue solo el principio: en 2003 llegó una nueva versión, esta vez 'estándar', con un motor 2.0 Turbo de 192 CV (que también entró en la gama Coupé aunque no como OPC), ofrecido también como Station Wagon.

Opel Astra OPC Turbo 2003

Opel Astra OPC Turbo de 2003

Por último, el modelo también hizo ruido en las carreras. El Astra G dio origen a un turismo de carreras que compitió en el campeonato DTM desde 2000: inspirado en el coupé, fue equipado con un V8 desarrollado especialmente para él, logrando el segundo puesto en su debut y allanando el camino para una serie de apariciones en carreras de resistencia.

En el Salón del Automóvil de Ginebra de 2001, Opel presentó finalmente la evolución definitiva con el Astra OPC X-treme, un concepto con 444 CV y un 0-100 km/h de 3,9 segundos.

Galería: Opel Astra G (1998-2006)