Nos encantan los coches clásicos y 'analógicos', pero si tuviéramos que nombrar un solo aspecto en el que los automóviles nuevos son mejores, ese sería la seguridad. Con todos los sistemas electrónicos de asistencia que atesora actualmente la industria automovilística, los vehículos han ganado en protección de manera exponencial.

El problema viene dado en que muchos conductores, al estrenar un coche, no saben bien el funcionamiento de estas ayudas ni cómo utilizarlas, por lo que se genera una confusión que puede ser peligrosa.

Los trabajadores de la revista estadounidense Consumer Reports (CR) están preocupados por cómo pueden llegar a abrumar estos sistemas y, de hecho, han realizado un estudio que muestra que los conductores no están familiarizados con ellos. 

Galería: Ayudas electrónicas a la conducción

Volantes y habitáculos con símbolos irreconocibles

En muchos casos, esta confusión puede llevar a los usuarios a desactivar por completo ciertas tecnologías y, básicamente, a perder algunas de las principales funciones de seguridad de sus vehículos. CR también ha publicado unas directrices detalladas que sugieren formas de facilitar a los propietarios el uso de estos sistemas de seguridad.

"Los volantes se han llenado de símbolos irreconocibles para manejar los asistentes ADAS, que los conductores tienen que distinguir y entender de alguna manera mientras están en la carretera", ha explicado Jake Fisher, director de Pruebas de Automóviles de Consumer Reports. "Pero si apagan los sistemas, eso anula completamente su propósito y entonces nadie en la carretera se beneficia de ellos".

¿Cuál es la solución de CR? Una nueva guía, compartida con fabricantes de automóviles, responsables políticos y organizaciones de seguridad automovilística, y que pretende arrojar más luz sobre cómo facilitar el uso y la comprensión de estos sistemas por parte de los conductores.

Comprender las ayudas electrónicas

El aumento de los niveles de "comprensión, aceptación y satisfacción" permitirá que más conductores los utilicen realmente y se beneficien de la seguridad que deben proporcionar. Porque el mero hecho de disponer de un determinado sistema y mantenerlo desactivado en segundo plano no parece muy lógico. 

El informe y las orientaciones de Consumer Reports se basan en las respuestas de más de 35.000 propietarios de vehículos y en los datos recogidos en la encuesta ADAS 2021. Esta información se ha utilizado para conocer mejor los niveles de comprensión y satisfacción, así como la frecuencia con la que los conductores utilizan realmente esos sistemas. Para obtener más información sobre la encuesta y descargar la guía, consulta el siguiente enlace.