El pasado mes de abril, el director financiero del Grupo Volkswagen, Arno Antlitz, aseguró al periódico económico alemán Boersen-Zeitung que el problema de escasez de semiconductores a nivel global persistiría hasta el año 2024, y parece que la compañía sigue manteniendo este punto de vista.

Ahora ha sido el responsable de compras de Volkswagen, Murat Aksel, quien ha vuelto a hacer hincapié en que todavía tenemos crisis de chips para rato, ya que las tensiones geopolíticas que afectan a algunos de los principales productores de semiconductores han generado nuevos desafíos para la industria.

Como hasta ahora, el gigante alemán cree que la escasez de chips continuará durante todo el año 2023, y que las disrupciones de la cadena de suministros que hemos visto durante los dos últimos años se van a convertir en la "nueva normalidad".

Galería: Fábrica Volkswagen Navarra

"Con los nuevos problemas geopolíticos, en todo caso las cosas van a ser más complejas y exigentes. Ya hay inversiones en marcha para aumentar la capacidad de producción, pero probablemente habrá una escasez estructural de semiconductores hasta finales de 2023", ha afirmado Aksel.

El fabricante alemán lleva tiempo haciendo todo lo posible por reducir el impacto de la escasez de microchips, aunque a principios de 2022 se vio obligado a bajar el ritmo de producción de la planta de Wolfsburgo.

Volkswagen habría comenzado ya a limitar su dependencia de los principales fabricantes surcoreanos de semiconductores y a tomar medidas para encontrar alternativas.

Volkswagen ID. Buzz Camper

Volkswagen ID. Buzz Camper

La división de software de la casa, Cariad, ha llegado recientemente a un acuerdo con el fabricante taiwanés TSMC y con el europeo STMicroelectronics para crear una cadena de suministro más estable.

Algunos estudios revelan que los fabricantes de coches, en su conjunto, se han visto obligados a reducir la producción de vehículos durante este año en 3,23 millones de ejemplares, todo por culpa de la escasez de semiconductores. Ciertos analistas, no obstante, hablan de cifras superiores, del orden de 4 millones de coches.