Como dice el refrán, cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar. Ya sabes que la DGT suele calcar las normas y los métodos de sanción de otros países europeos. Por ejemplo, dentro de poco no podremos adelantar a más de 90 km/h por vías secundarias, tal y como sucede en otros territorios vecinos.

Asimismo, tarde o temprano, el organismo que dirige Pere Navarro y también los Ayuntamientos introducirán los radares de ruido, aquellos que multan a los vehículos que superan los decibelios permitidos. Seguro que a muchos de vosotros os parecen adecuados para evitar esos 'sonidos' tan molestos por las ciudades.

¿Cuándo llegarán? De momento, la DGT no ha comentado nada de forma oficial, pero no nos extrañaría que comenzara a hacer pruebas piloto el próximo año. En cambio, en Francia, más concretamente en París, ya se han instalado dos, tal y como nos cuentan nuestros compañeros de Motor1.com en el país galo.

 

Incialmente, estos radares de ruido ubicados en la capital francesa no multarán, sino que solo captarán los vehículos que no cumplan con la normativa. Al parecer, a partir de la primavera de 2023, sí empezarán a sancionar. 

El primer cinemómetro de este tipo se colocó el pasado 14 de febrero en el distrito 20, concretamente en el número 54 de la calle Avron. Un día después, se instaló otro en la calle Cardinet, perteneciente al distrito 17. 

Galería: Radares de velocidad (fijos y móviles)

Estos radares se llaman Hydre y constan de dos dispositivos acústicos o 'medusas', cada uno de ellos compuesto por cuatro micrófonos, que miden el nivel sonoro y captan el origen del ruido.

Estas dos 'medusas' están protegidas por jaulas metálicas. También se ha integrado una cámara gran angular de 180º para tomar imágenes de los vehículos en el momento de la infracción.

Por último, el sistema se completa con dos cámaras ANPR que leen las matrículas del vehículo desde la parte delantera y trasera, independientemente del ángulo de paso. ¡Imposible librarse de la multa!

En cuanto a la infracción en Francia, será una multa de cuarta clase, según lo previsto en el artículo R318-3 del Código de la Circulación galo, que corresponde a una sanción de 135 euros, que se queda en 90 si se abona en 15 días. 

Veremos qué sucede en España sobre este tema, pero llegar, llegarán, seguro. ¿Te parecen adecuados para evitar ruidos molestos? Tienes nuestros perfiles de redes sociales para que dejes tu opinión.

Fuente: Motor1.com Francia

Fotos: Bruitparif