Xiaomi se está tomando muy en serio la creación de su propia marca de coches eléctricos. La marca china, famosa sobre todo por sus smartphones, busca otras oportunidades de negocio y parece que quiere centrarse en el sector del automóvil.

Así, no nos extraña que el gigante tecnológico haya adquirido la start-up Deepmotion, una empresa que desarrolla software de conducción autónoma, por 77,37 millones de dólares (algo más de 65 millones de euros).

No cabe duda de que Xiaomi quiere adelantar a Apple en este campo, al igual que ya lo ha hecho en el segmento de los teléfonos móviles, con una cuota de mercado del 17% frente al 14% de la multinacional de la manzana.

Galería: El último Saab fabricado, en venta

Queda ver si Xiaomi se encaminará a los segmentos populares o al de lujo, pero su entrada en el mundo del automóvil parece que no tiene vuelta atrás. Es más, la compañía asiática ha anunciado una inversión de 10.000 millones de dólares en los próximos 10 años para superar la competencia de Baidu y Huawei. Esta última marca también está muy involucrada en el sector del automóvil y podría presentar un SUV en 2023. 

Entonces, ¿qué tiene que ver Saab con todos estos planes de Xiaomi? Muy sencillo: el gigante chino podría adquirir acciones de Evergrande Group, dueño de NEVS, poseedor a su vez de la mítica marca sueca y de Hengchi, una firma también china que ha presentado recientemente nueve modelos eléctricos.

En total, Evergrande Group cuenta con tres plantas de producción en China y una en Suecia, donde antes se ensamblaban los Saab. ¿Te imaginas que los coches de Xiaomi se pareciesen estéticamente a los modelos suecos? O mejor aún, ¿que resucitara Saab con tecnología eléctrica y autónoma de última generación?

De momento, queda abierta cualquier posibilidad, así que estaremos atentos a los posibles movimientos de Xiaomi con respecto a este tema. No se a ti, pero a nosotros nos encantaría volver a ver modelos Saab por las calles. 

De forma paralela, la multinacional china ha admitido en más de una ocasión que ha iniciado conversaciones con varios fabricantes mundiales de coches, pero que aún no ha decidido con cuál de ellos va a iniciar una cooperación.