Del 7 al 12 de septiembre de 2021, el Salón Internacional del Automóvil (IAA) se celebrará por primera vez en Múnich, tras haber tenido su 'casa' en Fráncfort del Meno desde el año 1951.

El Espacio Abierto IAA MOBILITY en el centro de la ciudad es gratuito. El precio de la entrada de día con acceso al salón es de 20 euros para los adultos, mientras que durante el fin de semana cuesta 25 euros. Los aprendices, estudiantes y escolares pagan 10 euros. La entrada familiar de un día es para dos adultos y tres niños (6 - 14 años) y tiene un precio de 49 euros. 

¿Qué novedades e innovaciones presentarán allí los fabricantes de automóviles? Todavía no hay demasiado decidido, y está por ver qué marcas se presentarán realmente en la feria. Por ello, queremos echar un vistazo al glorioso pasado del IAA. Aquellos tiempos en los que una novedad podía provocar tales aglomeraciones que la policía tenía que intervenir.

Aquellos tiempos en los que la IAA era lo más destacado del año para muchos aficionados al automóvil. De hecho, la mayoría de ellos recordarán una novedad concreta de la que se enamoraron espontáneamente.

A continuación, nos gustaría traer al presente 10 estrenos especiales de coches. La selección es puramente subjetiva; también podríamos haber elegido un Mercedes C 111 o W 126, un BMW 2002 Turbo o un Lancia Delta. El primer BMW Serie 8 y el Audi A2 también atrajeron muchas miradas. Dicho esto, nuestro orden no es crítico, sino puramente cronológico.

1951: Mercedes-Benz 300

Mercedes 300 (1951)
Mercedes-Benz 300 (1951)

El flamante Mercedes-Benz 300 se convirtió rápidamente en la estrella absoluta de la IAA de 1951: seis cilindros, 115 CV y una velocidad máxima de 160 km/h. La costosa berlina de lujo se hizo más tarde famosa bajo el apelativo 'Mercedes Adenauer'.

Para la mayoría de los visitantes, que en el mejor de los casos podían permitirse una moto, el 300 debía parecer algo de otro planeta. Desde la perspectiva actual, la presentación de la marca con la estrella fue muy sobria. La modestia era la carta de triunfo.

1955: BMW 507

BMW 507 (1955)
BMW 507 (1955)

BMW no tenía mucho dinero en su cuenta bancaria en la década de 1950, pero sin embargo logró un punto culminante en su trayectoria en el IAA: en 1955, presentó el rival directo del Mercedes 300 SL, el 507. Costaba tanto como una casa unifamiliar y hoy en día es extremadamente raro.

Solo se construyeron 254 BMW 507. En cambio, del Mercedes 300 SL, se ensamblaron en serie un total de 3.258 unidades de todas las versiones. El 507 se hizo legendario gracias a Elvis, cuyo coche pertenece ahora al Museo BMW.

1963: Mercedes-Benz 600

Mercedes 600 (1963)
Mercedes-Benz 600 (1963)

Al igual que con el 300, 12 años antes, Mercedes-Benz volvió a poner un signo de exclamación en el IAA de 1963: el poderoso 600, con un V8 de 250 CV, demostró lo que era técnicamente posible en el segmento de lujo.

La tapa del maletero, por ejemplo, se cerraba automáticamente. Increíble en ese momento, en el país de las hordas de escarabajos. La afluencia a ver el nuevo 600 fue tan grande que el estand de Mercedes necesitó protección policial.

1963: Porsche 901

Porsche 901 (1963)
Porsche 901 (1963)

Todavía con la denominación 901, Porsche mostró en el IAA de 1963 un deportivo que pasaría a la historia: el más tarde conocido como 911. En la imagen, todavía lo vemos como 901, en el Salón del Automóvil de Ginebra de la primavera de 1964. Solo poco después de salir a la venta, en noviembre de 1964, se cambió la denominación debido a la presión de Peugeot.

1965: Opel Kadett B

Opel Kadett B (1965)
Opel Kadett B (1965)

Los verdaderos éxitos suelen llegar con un 'ropaje' poco llamativo: el Opel Kadett B, presentado en el IAA de 1965, como una especie de coche de 'andar por casa', se convirtió en un éxito de ventas. Aquí lo vemos en una versión posterior. La marca anunciaba con confianza el Kadett, bajo el eslogan "El coche". No sin razón: en 1973 ya se habían construido más de 2,7 millones de unidades.

1967: NSU Ro 80

NSU Ro 80 (1967)
NSU Ro 80 (1967)

La sensación del IAA de 1967: NSU, hasta entonces más conocida por sus coches pequeños, sorprendió a la competencia con el Ro 80. Su diseño futurista y su motor Wankel de 115 CV cautivaron a los visitantes de la feria. Sin embargo, de la berlina solo se vendieron unas 37.400 unidades en diez años. Cuando el Ro 80 dejó de fabricarse, en 1977, los debates sobre el consumo de combustible y la seguridad ya dominaban el IAA.

1983: Volkswagen Golf II

VW Golf II (1983)
Volkswagen Golf II (1983)

Al igual que el Opel Kadett B, la segunda generación del VW Golf no fue un modelo que impactara visualmente. Pero gracias a su solidez y longevidad, el modesto coche compacto se convirtió en todo un mito.

La gama de modelos se amplió desde el diésel atmosférico de 54 CV hasta el G60 Limited de 210 CV. A finales de 1992, más de 6,3 millones de Golf II habían salido de la línea de producción, y muchos de ellos todavía pueden verse hoy en día por las calles y carreteras. 

1989: Opel Calibra

Opel Calibra (1989)
Opel Calibra (1989)

Un sucesor realmente digno para el Opel Manta: el Calibra causó un gran revuelo en el IAA de 1989, después de haber estado 'inmerso' en el túnel de viento durante su desarrollo. 0,26 era el récord mundial de coeficiente aerodinámico en ese momento.

Además del fabuloso diseño, los visitantes se sorprendieron con los estrechos faros que lucía. El 'Cali' se construyó hasta 1997 y, lamentablemente, nunca hubo un verdadero sucesor.

1997: Mercedes-Benz Clase A

Mercedes Clase A (1997)
Mercedes-Benz Clase A (1997)

Cuando los estrenos mundiales eran todavía verdaderas sorpresas, los visitantes del IAA de 1997 quedaron asombrados con el nuevo Clase A de Mercedes-Benz. Ningún coche con estrella había sido tan pequeño. El estudio Vision A 93 ya había puesto a prueba las reacciones del público en el IAA de 1993.

2019: Volkswagen ID.3

VW ID.3 (2019)
VW ID.3 (2019)

La última edición del IAA en Fráncfort tenía reservado un plato fuerte muy especial: Volkswagen presentó el ID.3, el primer coche eléctrico de la marca desarrollado por completo sobre una plataforma específica.

Una clara señal hacia la nueva movilidad del gigante de Wolfsburgo, que ha invertido muchos miles de millones de euros en electromovilidad hasta la fecha. Y sin duda, este será el sistema de propulsión que dominará en el IAA Mobility 2021 de Múnich. 

Galería: Las 10 mejores novedades del IAA en sus 70 años