La cita bávara tomará el relevo y se convertirá en uno de los eventos europeos de motor de referencia.

A finales del pasado mes de enero, se anunció un cambio de ciudad para el salón alemán del automóvil, uno de los más antiguos del mundo, ya que su primera edición se remonta al año 1897.

Pues bien, la sede ininterrumpida desde 1951, Frankfurt, anunció su intención de pasar el testigo a otra gran ciudad, entre las que se barajaban nombres como Berlín, Hamburgo y Múnich.

Pues bien, la VDA, la asociación de fabricantes de coches alemanes, ya se ha pronunciado sobre la urbe que tomará el relevo: Múnich, la capital de Baviera, un punto en el radio de influencia de algunos grandes fabricantes, como Audi o BMW.

Galería: Supergalería: novedades salón de Frankfurt 2017

Eso sí, queda por anunciarse en qué época del año se celebrará, ya que la fecha clásica entre septiembre y octubre podría descartarse, por su coincidencia con la célebre Oktoberfest.

El salón se abre a nuevas formas de movilidad

Las tres grandes ciudades que llegaron a la selección final (de las siete candidatas que arrancaron en este proceso) tuvieron que presentar una estrategia para relanzar la exposición.

¿El motivo? Este tipo de eventos sufren la competencia de nuevas exposiciones, más dinámicas y tecnológicas, y en muchos casos celebradas al aire libre, lo que atrae a un mayor número de visitantes.

Hildegard Müller, presidenta de la mencionada VDA, dijo que el salón de Múnich 2021 ampliará su horizonte a varias formas de movilidad, no solo relacionadas con el automóvil, lo que podría hacerlo más atractivo para una mayor audiencia. Veremos qué acaba sucediendo...

Sin duda, después del mazazo que ha supuesto la cancelación del salón de Ginebra 2020, por la crisis del coronavirus, mantener una segunda cita europea fuerte en el calendario parece una gran noticia para las marcas, medios y aficionados en general.

Fuente: Motor1.com Alemania