Un interesante todoterreno que nunca se hizo realidad.

Con motivo del salón de Chicago de 2001, celebrado en el mes de febrero de aquel año, Toyota desveló un interesante prototipo todoterreno, denominado Toyota RSC concept o 'Rugged Sport Coupe', ideado y creado por el centro de diseño de la firma nipona en Newport Beach, California.

Según la compañía japonesa, aquel prototipo fue desarrollado para "explorar nuevas posibilidades de cara a una nueva generación de deportivos, enfocados sobre todo a clientes jóvenes". En cualquier caso, el curioso RSC pasó a la historia como un mero ejercicio de diseño, que nunca se fabricó.

Galería: Toyota RSC concept (2001)

Lógicamente, la inspiración para este todoterreno vino del Mundial de Rallies o World Rally Championship, donde Toyota había logrado grandes éxitos en la década de los años 90 del siglo pasado, con campeonatos de la mano de los pilotos Carlos Sainz, Juha Kankkunen y Didier Auriol.

El resultado del trabajo de la división estadounidense de diseño de Toyota fue una bestia todoterreno 2+2 de pequeñas dimensiones, con 4,12 metros de largo (de los cuales 2,49 metros corresponden a la batalla), 1,85 metros de anchura y 1,55 de altura.

Toyota RSC concept (2001)
Toyota RSC concept (2001)
Toyota RSC concept (2001)

De su robusto y agresivo aspecto destacan sus musculosas formas, los exagerados pasos de rueda, unas llantas de 19 pulgadas de diámetro e interesante diseño, o una trasera que recuerda ligeramente a la zaga del Hyundai Veloster y luce, entre otras cosas, una doble salida de escape central.

Este RSC concept contaba con un interior muy sencillo y aligerado, listo para la competición, con jaula antivuelco integrada, asientos tipo baquet de fibra de carbono, equipados con arneses, o un selector de metal en una posición muy elevada para el cambio secuencial, por ejemplo.

Toyota RSC concept (2001)
Toyota RSC concept (2001)
Toyota RSC concept (2001)

Si bien Toyota no anunció especificaciones del coche, y ni siquiera se habló del hipotético motor que lo propulsaba, sí sabemos que se trataba de un prototipo con tracción a las cuatro ruedas, algo acorde a su aspecto y a su inspiración en el mundo de los rallies.

Por último, es muy probable que los más aficionados de la saga de videojuegos Gran Turismo recuerden este RCS concept por aparecer en diversas entregas (GT4, GT5, GT6...), decorado además con los colores de guerra y la decoración Castrol que utilizaba el Toyota Corolla de Carlos Sainz en el WRC de 1998 (y similar a la del Celica de los años 90). Además, en este caso el coche contaba con un motor de 420 CV y pesaba apenas 1.000 kilogramos.