Se trata de una empresa subsidiaria de Intel.

Fue en 2017 cuando el gigante informático Intel invirtió nada menos que 15.300 millones de dólares en comprar la firma Mobileye, dedicada a la investigación en materia de conducción autónoma. Ahora, la subsidiaria de Intel ha anunciado que tiene intención de comercializar su sistema a partir de 2025.

La compañía va a lanzar este año 2021 una serie de programas de pruebas en las ciudades de Tokio (Japón), Shanghái (China) y París (Francia), y potencialmente también en Nueva York (Estados Unidos), que se sumarán a las ya existentes en Tel Aviv (Israel), Múnich (Alemania) y Detroit (Estados Unidos).

Estas pruebas en carretera de su sistema de conducción pilotada suponen un primer paso en la estrategia de la compañía, que pretende introducir una red de taxis autónomos o robotaxis en Tel Aviv, para 2022. 

Galería: Mobileye y la conducción autónoma

Además, Mobileye planea comenzar a producir en 2025 sistemas de conducción autónoma, aptos para vehículos convencionales y, por tanto, para el consumidor medio. Puede que sea una de las primeras compañías en marcar de forma tan clara una fecha en el calendario con respecto a este tipo de tecnologías.

Según el CEO de la compañía, Amnon Shashua, la empresa está dedicando un gran esfuerzo a desarrollar mapas de alta definición y, más recientemente, software para los radares y LiDAR, lo que permitirá escalar la producción de sistemas con nivel 4 de conducción autónoma y expandirlos más allá de redes que operen en lugares muy concretos y acotados geográficamente.

"Poder escalar es muy, muy importante para los robotaxis, pero es aún más crítico para lo que viene después. Es decir, el consumidor. Si quieres construir un negocio, no piensas solo en el presente, sino tres o cuatro años por delante, y tener mapas de alta resolución es algo crucial", añade. 

Mobileye y la conducción autónoma

Para ello, Mobileye recopila información de alrededor de 8 millones de kilómetros recorridos cada día, a través de vehículos convencionales que circulan por carretera y que cuentan con cámaras y sistemas de asistencia a la conducción. La firma lleva guardando información de millones de automóviles desde 2015.

"Podemos crear mapas de todo el planeta, y es el camino que llevamos. Si haces un robotaxi en Phoenix o en San Francisco, puedes actualizar el mapa cuando el entorno cambie, pero si quieres conducir a cualquier sitio de forma autónoma, hace falta alta resolución en todos lados, y esto es algo que se puede vender", afirma Shashua.

Actualmente, los robotaxis de la flota que la marca pretende comenzar a operar en Tel Aviv en 2022 utilizan sensores LiDAR de Luminar, pero de cara a la comercialización para vehículos privados, Mobileye ha desarrollado su propio sistema LiDAR, con ayuda de Intel y su sabiduría en materia de circuitos integrados o chips, lo cual ayudará a reducir el coste del sistema.