Al fabricante sueco no le gustan los todocaminos.

Christian von Koenigsegg, el fundador del fabricante sueco homónimo, sentenció en 2016 un posible modelo SUV de Koenigsegg y, de momento, su opinión al respecto no ha cambiado. La marca no tiene intención de ofrecer ningún vehículo de este tipo.

Como muchos aficionados del motor, Christian no es amante de los SUV, ya que el concepto de un todocamino deportivo le resulta una verdadera contradicción. "Creas algo que debería tener un mal comportamiento y luego intentas arreglarlo", asegura el sueco. 

Galería: Koenigsegg Gemera 2020

Aun así, la idea de un coche elevado para divertirse no la termina de descartar. Según Koenigsegg, la visión de un Koenigsegg Gemera de cuatro plazas al estilo Mad-Max, preparado para auténtica diversión fuera del asfalto, le resulta emocionante. ¿Y a quién no?

Así lo ha asegurado el propio Christian durante una entrevista en el canal de Youtube de Misha Charoudin, quien afirma que le gusta fabricar coches con un comportamiento deportivo y que las cualidades de un SUV, como la altura, el elevado centro de gravedad o las enormes llantas y neumáticos, son un lastre para conseguir dicho objetivo.

Koenigsegg Gemera en la pista

En todo caso, un Gemera sobreelevado podría ser un paso intermedio entre un hiperdeportivo de cuatro plazas y un todocamino, ya que un modelo así seguiría ofreciendo unas prestaciones extraordinarias en carretera, pero permitiría al conductor divertirse en unas dunas, por ejemplo.

Christian imagina un vehículo al estilo Mad-Max, de disparatado aspecto y tremendas prestaciones, con una suspensión elevada y de alto rendimiento, neumáticos off-road o una apariencia de lo más robusta y llamativa. 

Koenigsegg Gemera 2020

Cabe apuntar que el Koenigsegg Gemera, presentado en el mes de marzo de 2020, es un híbrido enchufable con cuatro asientos, que combina un bloque biturbo de gasolina, de 2,0 litros y tres cilindros, con tres motores eléctricos, para un total de 1.724 CV y un par motor máximo de 3.500 Nm, que se dice pronto.

Semejantes cifras permiten al primer coche de cuatro plazas de la firma sueca acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 1,9 segundos y alcanzar una velocidad de 400 km/h. Nada mal, desde luego.