Puedes ir al colegio de tus hijos con él o ponerlo a 400 km/h en un circuito.

A pesar de que Koenigsegg es un fabricante de automóviles relativamente nuevo, la compañía sueca ya ha revolucionado la industria de los superdeportivos. Por ese motivo, Supercar Blondie nos quiere enseñar, en primera persona, la última creación de Koenigsegg, el Gemera.

El nombre puede sonar como cualquier otra denominación curiosa para identificar un superdeportivo de estas características, pero hay más de lo que se ve a simple vista. Gemera es una combinación de las dos palabras suecas Ge (dar) y mera (más) que, dicho sea de paso, no podría ser una mejor descripción del vehículo.

Galería: Koenigsegg Gemera en la pista

Lo curioso del coche es que Christian Von Koenigsegg quería fabricar un 'purasangre' de altísimas prestaciones, sin prescindir de las características y funciones que se esperan en cualquier automóvil moderno.

Denominado por algunos como un auténtico megacoche, el vehículo nórdico ofrece comodidades más propias de una berlina de lujo que de un modelo de circuito. No obstante, aunque es un modelo aparentemente cómodo, probablemente te preguntes por qué Koenigsegg no ha desarrollado un modelo 100% eléctrico en esta ocasión.

Una respuesta sencilla podría ser debido a la penalización que aporta el peso de las baterías, pero teníamos curiosidad por saber cómo el departamento de ingeniería se las arregló para extraer 600 CV al motor de combustión, con 2,0 litros, tres cilindros y dos turbocompresores. Pero eso no es todo, porque el Gemera añade sendos propulsores eléctricos de 500 CV, uno por cada eje.

Koenigsegg Gemera en la pista

Su motor de tres cilindros puede producir una cantidad de energía alucinante gracias a la revolucionaria tecnología de válvula libre de Koenigsegg. En resumen, el sistema elimina el árbol de levas y permite que las válvulas se abran o cierren en cualquier intervalo que la gestión electrónica elija, proporcionando una potencia y una eficiencia de combustible óptimas. Gracias a los dos turbos, este motor es una de los bloques con tres cilindros más potentes del mundo.

Koenigsegg Gemera en la pista

Manteniendo ese espíritu de superación, el interior del Gemera alberga cuatro asientos y un espacio interior más que razonable. Otro detalle a destacar es que aunque el aforo es para cuatro ocupantes, la carrocería solo dispone de dos puertas. Sin embargo, el tamaño de las mismas y su sistema de apertura permiten a los pasajeros traseros acceder o salir del coche con total comodidad.

Koenigsegg Gemera en la pista

A diferencia de muchos de los anteriores vehículos de Koenigsegg, el fabricante de automóviles sueco fabricará 300 unidades, su mayor número de producción hasta la fecha. Sin embargo, incluso con una tirada de más unidades, el hiperdeportivo sueco todavía tiene un precio de costará 1,4 millones de euros.

Koenigsegg Gemera en la pista

Suponemos que esa cantidad no será un problema para los 300 afortunados, a nivel mundial, que podrán disfrutar de la conducción de un modelo de estas características. El resto de mortales tendremos que conformarnos con el vídeo de Supercar Blondie.

Fuente: Supercar Blondie, vía YouTube