Es un poco más rápido que el Porsche Panamera.

La berlina superdeportiva de Affalterbach, el Mercedes-AMG GT 63 S de cuatro puertas, acaba de batir su propio récord en el mítico circuito alemán de Nürburgring Nordschleife, gracias, entre otras cosas, a mejoras en la suspensión y en la puesta a punto del modelo (de cara a 2021), si bien no hay cambios a nivel mecánico.

Según Mercedes-AMG, el coche ha superado su propio récord en 2,3 segundos, convirtiéndose en el coche más rápido de la 'categoría de lujo' en el Ring. Ha logrado un tiempo de 7'23"009, frente al registro anterior, de 7'25"41.

Galería: Mercedes-AMG GT 63 S, récord en Nürburgring Nordschleife

En cualquier caso, AMG también ha tomado un segundo tiempo, que corresponde al nuevo registro implementado por los responsables del circuito, que tiene en cuenta 20,83 kilómetros del trazado, en lugar de los habituales 20,6 kilómetros, y que arranca y detiene el cronómetro en el mismo punto de la curva 13. En este caso, el tiempo del GT 63 S es de 7'27"800.

Por entonces, el Mercedes-AMG GT 63 S se convirtió en el automóvil de cuatro plazas de producción más veloz del circuito alemán, si bien el Jaguar XE Project 8 es bastante más rápido y le superó, con un tiempo de 7'18"361, aunque AMG no lo considera un competidor, teniendo en cuenta que el modelo británico prescinde de asientos traseros.

Mercedes-AMG GT 63 S, récord en Nürburgring Nordschleife

Según el fabricante de Affalterbach, las condiciones de la pista el día del récord no fueron precisamente ideales, ya que algunas secciones del circuito estaban mojadas. Lograron dicho tiempo con una temperatura ambiente de 7 grados centígrados y una temperatura del asfalto de alrededor de 10 grados.

Este AMG GT 63 S está propulsado por un motor 4,0 litros V8 biturbo, con 630 CV entre 5.500 y 6.500 rpm, y un par motor máximo de 900 Nm entre 2.500 y 4.500 vueltas.

Mercedes-AMG GT 63 S, récord en Nürburgring Nordschleife

Gracias a su sistema de tracción total, llamado AMG Performance 4MATIC+, despacha el 0-100 km/h en 3,2 segundos y es capaz de alcanzar 320 km/h. Además de la tracción integral totalmente variable, el modelo goza de un eje trasero direccional y de un diferencial autoblocante con control electrónico, entre otras cosas.

En este caso, el récord se ha conseguido con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, unas gomas que no son las del modelo de serie, sino opcionales, pero que los clientes pueden elegir, si así lo quieren. Además de los citados neumáticos, el GT 63 S del récord también equipa el paquete aerodinámico opcional de AMG, que contribuye a aumentar la estabilidad a altas velocidades.