Una vuelta en el Ring da para mucho, pero este piloto no debió aburrirse, desde luego...

Las carreras de resistencia son probablemente de las más emocionantes y entretenidas dentro del mundo del automovilismo, y si encima tienen lugar en un circuito como el de Nürburgring Nordschleife, el espectáculo está asegurado.

De hecho, cualquier vuelta onboard al mítico Ring en un coche de carreras ya es increíble, sobre todo si se trata de un Porsche 919 Hybrid Evo, desarrollado para Le Mans y después despojado de todas las limitaciones de la propia competición, para ser lo más veloz y eficaz posible. 

En este caso, os queremos enseñar un vídeo que no, no es un récord absoluto al circuito ni una vuelta tan rápida y apabullante como la del modelo de Porsche, pero es igual de interesante por la acción que incluye.

BMW M6 GT3

Hablamos de una vuelta al 'Infierno Verde', y más concretamente al trazado completo, es decir, la variante que se utiliza en las carreras de resistencia, que combina el circuito moderno con el viejo Ring.

El vídeo en cuestión, grabado durante una sesión de clasificación, muestra al piloto británico David Pittard en el viejo Nürburgring, a los mandos del brutal BMW M6 GT3 del equipo con el que compite, Walkenhorst Motorsport. Una vuelta muy entretenida, ya que no dejó de adelantar coches: ¡54 adelantamientos!

No hay más que ver el ritmo y la velocidad de este GT3 para darse cuenta de que se trata de un 'aparato' muy a tener en cuenta, sobre todo si lo comparamos con otros coches con los que comparte pista, de categorías inferiores. En este caso, una bestia cuya potencia puede rondar los 600 CV, según la disciplina, y que pesa menos de 1.300 kilogramos.

Es cierto que la mayoría de los coches a los que adelanta son 'tráfico', es decir, vehículos mucho menos potentes y con los que no compite directamente, pero no deja de ser interesante ver la cantidad de trabajo al que se enfrenta un piloto profesional en el Ring con un coche puntero, y la paciencia que ha de tener para no arriesgar más de lo necesario.

Así que, sin más, sube el volumen, ponte cómodo y no te pierdas el vídeo, porque desde luego no tiene desperdicio.