Ha sido casi 3 segundos más rápido que en 2017.

El Jaguar XE SV Project 8 se vanagloria de ser la berlina de producción en serie más rápida del mundo. Un título que obtuvo en el circuito de Nürburgring, en 2017, y que ha vuelto a revalidar este año con un tiempo de 7'18''36 minutos, lo que viene a ser un cifra 2,9 segundos inferior a su anterior marca.

De este modo, el vehículo con carrocería de cuatro puertas establece un nuevo récord tras recorrer los 20,6 kilómetros del mítico trazado.

Galería: Jaguar XE SV Project 8

Para realizar esta hazaña, la berlina de Jaguar preparada por la división SVO (Special Vehicle Operations) dispone del paquete deportivo 'Track Pack', con únicamente dos asientos en el habitáculo y con una suspensión de tipo ajustable, que se ha configurado para una mejor conducción en circuito.

La carrocería también cuenta con un paquete aerodinámico, que incluye un alerón trasero, fabricado con fibra de carbono y colocado para ofrecer la máxima carga aerodinámica y estabilidad posible.

El contacto con el suelo corre a cargo de unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 R, unas gomas que permiten extraer todo el potencial de un coche con motor de gasolina 5.0 V8, sobrealimentado por un compresor volumétrico y capaz de entregar 600 CV. Toda esta fuerza se envía a un sistema de tracción integral, a través de un cambio automático con doble embrague, de 6 velocidades.

Las prestaciones anunciadas hablan de una aceleración, de 0 a 100 km/h, en 3,3 segundos y de una velocidad máxima de 320 km/h.

Según Jamal Hameedi, ingeniero del departamento SVO de Jaguar: "Sabíamos que el Project 8 podía ir más rápido. Este nuevo tiempo es la recompensa adecuada para todos los que han desempeñado un papel en la búsqueda de nuevos límites con este coche".