En este desguace, hay millones de euros convertidos en chatarra...

Sabemos que a muchos de vosotros os encanta ver vídeos de desguaces en Dubái, repletos de automóviles de lujo siniestrados y abandonados. A nosotros también, por qué no decirlo, así que aquí va uno más para la colección.

En verdad, esta grabación no es nueva, ya que el canal Mohsin Vlogz en YouTube lo subió el año pasado, pero nunca está de más echar un vistazo a un nuevo cementerio de supercoches, en el que nos podemos encontrar, entre otras joyas, un Dodge Challenger. 

Galería: Desguace en Dubái

Por si no lo sabes, en Dubái suele haber muchas carreras ilegales en las que abundan los accidentes con siniestros totales. La mayoría de estos vehículos destrozados proceden de estas convocatorias en mitad del desierto, donde los multimillonarios se juegan la vida sin ningún sentido.

Como allí los petrodólares están a la orden del día y la gasolina apenas cuesta dinero, se produce una peligrosa combinación, sobre todo en aquellos que se creen pilotos y pueden desembolsar cantidades muy elevadas por su coche soñado. 

Volviendo al vídeo, el desguace no es tan brutal como otros que hemos visto (no te pierdas los enlaces de arriba, que merecen la pena), pero también tiene modelos de verdadero ensueño, que cuestan muchos miles de dólares. 

Además del Challenger antes citado, hay varios ejemplares del Ford Mustang, tanto de la actual generación como de anteriores, y también del Range Rover Sport en su acabado más lujoso, el Autobiography. 

Desguace en Dubái

Igualmente, podemos descubrir un Toyota Supra de cuarta generación (anterior a la actual), así como un Nissan 350Z o un MINI Cooper, sin olvidarnos de un Mercedes-Benz Clase E Coupé W212, de hace unos años.

BMW está representada con un flamante 750 Li, el modelo que se vendió hasta 2008, que montaba un propulsor 4.8 V8, con 367 CV, que le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,0 segundos, a pesar de ser un vehículo de más de dos toneladas de peso. ¡Dale al play y disfruta del vídeo!