Este SUV eléctrico supuso un excelente punto de partida para el futuro de la marca coreana.

Hace nueve años, cuando el segmento de los SUV urbanos apenas existía y nadie hablaba de un vehículo eléctrico en serie, Kia presentó el Naimo Concept, su visión de un todocamino sin emisiones contaminantes para la ciudad 

Su nombre deriva de la palabra coreana ne-mo (cuadrado), de ahí su fisonomía. Además, había numerosos guiños a esa figura, aplicados en las manillas de las puertas o en el diseño de las llantas de aleación de 20 pulgadas.

Galería: Kia Naimo Concept 2011

 

Este concept car, desarrollado en Seúl y presentado en el salón del automóvil de la capital coreana en 2011, incluía soluciones vanguardistas para la época, como un techo transparente asimétrico y cámaras de vídeo en miniatura, en lugar de retrovisores, además de un parabrisas panorámico curvo.

Un punto anecdótico es que el Kia Naimo Concept carecía de limpiaparabrisas. Para suplirlos, unos chorros de aire, procedentes de la base del parabrisas, eran los encargados de quitar las gotas de lluvia. Como si fuera un secador de pelo, vaya... 

A pesar de que era un poco más corto que el Juke, ofrecía un gran espacio interior para cuatro personas, gracias a la ubicación de las ruedas en los extremos del vehículo. El habitáculo era completamente minimalista, pero también elegante. 

La iluminación interior corría a cargo de diodos y el coche carecía de una instrumentación, sustituida por un Head-up Display retráctil. Además, casi todos los mandos giraban en torno a una gran pantalla central. Te suena, ¿verdad? Por si fuera poco, los ocupantes podían recargar sus móviles a través de una carga por inducción. 

Nada se sabía del volumen del maletero, pero era digno de ver el portón, dividido en tres secciones: una superior, que se levantaba, y otra inferior, con dos puertas de apertura lateral (como en el MINI Clubman). 

Kia Naimo Concept 2011

En la parte mecánica, el Kia Naimo Concept disfrutaba de un motor eléctrico de 109 CV y 280 Nm, dispuesto en la parte delantera. Se alimentaba de una batería de litio con 27 kWh de capacidad, que otorgaba una autonomía de 200 kilómetros. 

Sorprendentemente, podía estar lista al 80% en tan solo 25 minutos, a través de una toma de 50 kW. En una de 3,3, el tiempo se alargaba hasta las 5,5 horas. Por cierto, la velocidad máxima era de 150 km/h.  

El Kia Naimo Concept no acabó siendo un vehículo en serie, pero la unidad de potencia la heredó en 2014 el KIA Soul EV. Evidentemente, se estaban dando los primeros pasos hacia el futuro...