Un innovador concept de monovolumen, que prescinde de un motor de combustión al uso.

Tras el ansiado Volkswagen ID.3, el primer coche eléctrico de gran volumen del gigante alemán, que acaba de lanzarse al mercado, llegará su hermano, el Volkswagen ID.4, pero las soluciones futuristas ya llevan tiempo en la marca de Wolfsburgo, como demuestra este prototipo llamado Noah, presentado en el año 1995.

Por entonces, los SUV, como el Nissan Qashqai concept (2004), que fue nuestro prototipo olvidado de la semana pasada, no eran todavía populares, y el público se decantaba por vehículos de tipo monovolumen, para un uso familiar. Por este motivo, Volkswagen eligió esta carrocería para el salón de Frankfurt de 1995.

Galería: Volkswagen Noah concept (1995)

Entonces, ¿qué es lo más importante del Noah? ¿Que sea un monovolumen? Desde luego que no. Este modelo, que aquel año representaba la visión de futuro del gigante alemán, y que recibe su nombre del personaje bíblico Noé (Noah, en inglés), se ideó como una revolución para el mundo del transporte, ya que no tiene un motor al uso.

La carrocería del Noah ofrecía una longitud de 4,75 metros de largo, registrando una batalla de 3,0 metros y una capacidad interior para seis ocupantes. Lo más interesante es que escondía un sistema de propulsión de hidrógeno, que movía las ruedas delanteras y permitía alcanzar los 130 km/h.

Volkswagen Noah concept (1995)

El habitáculo, de diseño claramente futurista para la época, contaba con asientos individuales y componentes de aluminio, madera reciclada y goma, por ejemplo. En lugar de compartimentos portaobjetos o guanteras, gozaba de seis bolsas de cuero extraíbles. 

Otra interesante innovación del Volkswagen Noah presentado en Frankfurt era el llamado Eye-Tract, una avanzada tecnología pensada para abrir y cerrar el coche, capaz de identificar al conductor mediante un escáner ocular, reconociendo el color del iris. El coche también contaba con sistemas como el de reconocimiento por voz y de huella dactilar.

Volkswagen Noah concept (1995)

Unos años después, ya en 2001, el fabricante alemán presentó el Volkswagen Microbus, otro futurista prototipo, a medio camino entre un monovolumen y una furgoneta, inspirado en los clásicos modelos de transporte de personas de la compañía.

En la actualidad, la marca pretende lanzar al mercado el Volkswagen ID.Buzz, una furgoneta eléctrica, de estilo futurista, para su familia de modelos de cero emisiones.