Se trata de un coche realmente disparatado, pero también, de un auténtico sacrilegio.

En Motor1.com España, habitualmente hablamos de preparaciones de todo tipo y condición, tanto de las divisiones deportivas de las propias marcas, como BMW M, Mercedes-AMG, Audi Sport o Toyota Gazoo Racing, como de firmas independientes, es decir, ABT, Novitec, G-Power, Alpina o Mansory, entre otros muchos. Hoy, no obstante, echamos la vista atrás, a un preparador ya desaparecido.

Hace cuatro o cinco décadas, los talleres especializados eran pocos y, además, debían lidiar con los fabricantes (como Ferrari), a los que no les hacía ninguna gracia que terceras compañías modificaran sus vehículos. En esta ocasión, hablamos de Koenig Specials, una firma de Múnich que dejó de existir en los años 90, pero que fue muy conocida en la década de los 80.

Galería: Koenig Specials 512 TR

Y, ¿por qué hablar ahora de esta empresa? Pues, básicamente, porque actualmente está a la venta una de sus bestias, con una descabellada potencia y una cifra de velocidad máxima que, en la época, era difícil de replicar.

El modelo de las imágenes es un Ferrari Testarossa modificado, con nada menos que 902 CV de potencia y una velocidad punta de 340 km/h. Datos muy alejados de los 390 CV que ofrecía de serie su motor atmosférico, de doce cilindros (un V12 plano, a 180 grados, concretamente). Si por entonces costaba el equivalente a medio millón de euros, ahora, Waterside Exclusive lo ofrece por 225.000 euros.

Koenig Specials TR Competition
Koenig Specials TR Competition
Koenig Specials TR Competition
Koenig Specials TR Competition

A pesar de su anodino aspecto, que invita a pensar que se trata de un Ferrari Testarossa al uso, lo cierto es que este 'Cavallino' tiene poco de convencional. ¿Cómo ganar potencia fácilmente? Recurriendo a un turbocompresor, claro, pero en el caso de Willy König, uno no era suficiente, así que decidió instalar dos. De este modo, estamos ante un modelo biturbo.

A nivel de chasis, también ha sufrido modificaciones, para poder lidiar con sus nuevas cifras de potencia y par, gracias a una suspensión revisada o un equipo de frenos mucho más generoso. Además, en el habitáculo está todo retapizado, con revestimientos de cuero.

Koenig Specials 512 TR
Koenig Specials TR Competition
Koenig Specials TR Competition

Koenig Specials, el preparador loco

Lo creas o no, este Ferrari no es el más potente de los talleres de Koenig Specials. Este es un Testarossa Competition, que inicialmente ofrecía una potencia de 811 CV, y que se mejoró después hasta los citados 902 CV, pero no es, en ningún caso, el Koenig más bestia.

La variante más loca de todas, el Testarossa Competition Evolution, llegaba a una cifra de potencia de 1.000 CV y anunciaba una velocidad máxima de 370 km/h, nada menos. Unas cifras que, para la época, eran totalmente descabelladas, al igual que el precio, ya que esta versión costaba cerca de 600.000 dólares, lo que actualmente correspondería a 1,5 millones de dólares (1,3 millones de euros).

Koenig Specials 512 TR
Koenig Specials 512 TR
Koenig Specials 512 TR

Para alcanzar una potencia de cuatro cifras, el Testarossa Competition Evolution también contó con un kit de doble turboalimentación, que además incluía pistones reforzados, refrigeración adicional para el motor y la caja de cambios, inyección modificada y un sistema de escape específico, entre otras cosas.

Koenig Specials 512 TR

Como puedes imaginar, el trabajo de Willy König no era del agrado de Enzo Ferrari, algo que se materializó en los tribunales, ya que la marca de Maranello se querelló contra el preparador alemán. Para Enzo, un Ferrari modificado ya no era digno de llevar el Cavallino en su frontal. Aun así, esto no evito que existieran coches tan salvajes como este.