¿Pagarías entre 1,3 y 1,4 millones de euros por esta bestia de circuito?

La casa de subastas RM Sotheby's acaba de anunciar que el próximo día 11 de junio pondrá a la venta un Porsche muy especial. Hablamos de la interpretación moderna del mítico Porsche 935 del Grupo 5, que la marca alemana presentó el pasado año 2018 y cuya producción estaba limitada a muy pocos ejemplares.

Esta bestia, basada en el Porsche 911 GT2 RS, solo es apta para circuito, pero en este caso se trata de una unidad que no tiene un solo kilómetro en el marcador, ya que su propietario no ha llegado a utilizarlo. El precio estimado de este Porsche 935 'Martini' es de entre 1.275.000 y 1.375.000 euros, aunque no saldremos de dudas hasta que se celebre la venta en cuestión.

Galería: RM Sotheby's - Porsche 935 Martini

El coche, entregado en febrero de 2020 a un coleccionista de Mónaco, es el ejemplar con el número de serie 02, es decir, el segundo fabricado de los 77 ejemplares disponibles, y resulta especialmente interesante que este 'Moby Dick' moderno luzca la mítica decoración Martini (el color de la carrocería, bajo el vinilado, es gris Agate).

Como es sabido, el Porsche 935 'moderno' es un modelo que no está homologado para circular por carretera abierta, de manera que los ingenieros y diseñadores de Porsche tuvieron bastante libertad a la hora de idear este homenaje al salvaje coche de carreras de la compañía.

El motor es el conocido bóxer biturbo de seis cilindros y 3,8 litros, con una potencia de 700 CV y un par motor máximo de 750 Nm. Lo que no había era opción de caja de cambios manual, ya que los 77 Porsche 935 actuales recurren a la transmisión automática PDK, de doble embrague y siete relaciones.

Porsche 935 Martini, a subasta

Este 935 moderno, basado en un chasis de aluminio y acero, y vestido con una carrocería de material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), tiene un peso en vacío de 1.390 kilogramos, pero es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 340 km/h.

Tanto el techo del modelo como el enorme alerón, heredado de un 911 GT3R de competición, están fabricados también en CFRP. No faltan tampoco una jaula antivuelco integrada, un sistema de extinción de incendios, asientos Recaro con arneses o un depósito de combustible que cumple con la normativa FIA. 

Además, la suspensión (McPherson delante y multibrazo detrás) goza de amortiguadores ajustables de Porsche Motorsport, así como barras estabilizadoras también ajustables. Las llantas monotuerca de 18 pulgadas, firmadas por BBS, calzan gomas Michelin de carreras y esconden discos de freno de 390 milímetros en el eje delantero y de 380 en el trasero.