¿Podremos conducir este coche eléctrico y autónomo en Gran Turismo Sport?

Solemos asociar a una marca como Sony con los reproductores de música Walkman y Discman, los ordenadores portátiles Vaio, los televisores Bravia o la saga de videoconsolas PlayStation. Sin embargo, el gigante de la tecnología ha mostrado un montón de novedades en el CES 2020.

La más inesperada, sin duda, ha sido un coche. Su nombre es Vision-S, todavía es un prototipo y, bajo su elegante silueta (a medio camino entre el Porsche Taycan y el Lucid Air), esconde un esquema de propulsión 100% eléctrico y un sistema de conducción autónomo.

Creado para mostrar lo que Sony puede aportar en términos de tecnología automovilística, el concept car ha sido desarrollado en colaboración con otras grandes empresas, como Nvidia, Continental, Bosch, ZF y Qualcomm.

Galería: Sony Vision-S concept

De este modo, la berlina libre de emisiones cuenta con nada menos que 33 sensores para detectar personas y objetos, no solo en el exterior del coche, sino también, en el interior del moderno habitáculo de cuatro plazas, dotado de asientos traseros individuales y un techo de cristal gigante.

Sony no ha entrado en demasiados detalles acerca de las especificaciones técnicas de la berlina, pero sí ha mencionado que el Vision-S tiene un par de motores eléctricos, de 268 CV, que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h y acelerar de 0 a 100 en 4,8 segundos.

En el interior, el salpicadero podría recordarte al del Honda E, ya que la disposición es similar, incluyendo una pantalla en cada extremo del mismo, en la que se proyecta la imagen de las cámaras retrovisoras. Dicho esto, Sony ha anunciado la inclusión del equipo de sonido 360 Reality Audio, que proporciona una calidad extraordinaria.

Antes de finalizar, debemos indicar que Sony no ha desarrollado el Vision-S en solitario, ya que la firma tecnológica con sede en Tokio se asoció con Magna Steyr, empresa que ensambla, sin ir más lejos, modelos tan dispares como el Toyota Supra o el Mercedes-Benz Clase G.

Dicho esto, la empresa no mencionó una sola palabra sobre las posibilidades (si es que las hay) de transformar el ejercicio de estilo en un vehículo de producción. Pero, al menos, esperamos que sí esté disponible (virtualmente) en Gran Turismo Sport...