Mopar se ha encargado de añadir numerosos elementos de personalización al mítico 4x4 norteamericano.

Dentro de las novedades presentadas por Jeep en el salón de Ginebra 2019, al margen de los Compass y Renegade, con tecnología híbrida enchufable, otro modelo ha reclamado la atención de los asistentes.

Se trata del  Wrangler Rubicon 1941, un todoterreno personalizado por Mopar, el preparador del Grupo FCA, que pretende conmemorar la fecha de nacimiento del Jeep Willys original, precursor de los sucesivos éxitos del fabricante norteamericano.

Galería: Jeep Wrangler Rubicon 1941 by Mopar

Jeep Wrangler Rubicon, una personalización exclusiva de Mopar

Este Wrangler Rubicon personalizado te permitirá circular por carretera, así como por pistas y caminos abruptos. Precisamente, para transitar por terreno complicado, el modelo yanqui incluye una suspensión sobreelevada en 50,8 milímetros, una toma de aire elevada de tipo snorkel y estriberas laterales específicas.

Para rematar la imagen exterior, el Wrangler incluye numerosos detalles en color negro, que contrastan con la pintura exterior amarilla Hella Yella. El frontal incluye una parrilla negra mate, además de los tiradores y los marcos de las puertas, la tapa del combustible, las cubiertas de los retrovisores exteriores y los guardabarros en el mismo color negro. El techo de lona y los adhesivos exteriores en el capó y las puertas, con la leyenda '1941' terminan de identificar a esta edición especial.

La nueva generación del Wrangler está disponible para Europa con una mecánica turbodiesel, de 2,2 litros de cilindrada, con cuatro cilindros en línea, 200 CV de potencia y 450 Nm de par motor.

La caja de cambios de serie es manual, de seis velocidades, aunque en opción se puede equipar una automática, de ocho.

En cambio, para quien busque gasolina, los clientes también pueden optar por una mecánica de cuatro cilindros turboalimentada, con 2,0 litros de cilindrada y 272 CV de potencia.

Jeep Wrangler Rubicon 1941 by Mopar

Las capacidades todoterreno del Wrangler, con motor turbodiésel, son ligeramente diferentes a las del motor de gasolina. De este modo, el sistema de tracción integral 'Command-Trac' es diferente en los acabados Sport y Sahara, que en el Rubicon, que además tiene una reductora más agresiva, desconexión de las estabilizadores con control electrónico y diferenciales específicos en los ejes delantero y trasero.

Jeep Wrangler Rubicon 1941 by Mopar

Por el momento, desconocemos el precio de esta edición especial en nuestro mercado, ni la fecha de comercialización definitiva, aunque suponemos que no debería ser mucho más tarde de este verano.